Liberan al expresidente de Egipto Hosni Mubarak

Foto: Shutterstock

Liberan al expresidente de Egipto Hosni Mubarak

24 de marzo del 2017

El expresidente de Egipto Hosni Mubarak fue puesto en libertad después de casi seis años de arresto.

Mubarak abandonó el hospital militar donde pasó la mayor parte de su reclusión, desde el año 2013, la mañana de este viernes, luego de ser revocado por los levantamientos de la Primavera Árabe en el año 2011. El expresidente ya ha regresado a su residencia de Heliópolis, en El Cairo, una vivienda que adquirió de manera irregular y que tuvo un costo de 14 millones de euros obtenidos del erario público.

Mubarak recupera su libertad pasados seis años de que renunciara a la presidencia del país forzado por las multitudinarias manifestaciones y la presión militar.

Este excarcelamiento se da luego de que se absolviera al exmandatario el pasado 13 de mazo de los cargos relacionados con  el asesinato de más de 850 personas que participaban en las protestas que lo revocaron. Aunque el arresto de Mubarak se dio 13 de abril de 2011 por los cargos por los que fue absuelto, también es procesado por cargos por corrupción y malversación de fondos públicos, por lo que ha cumplido tres años de prisión.

El pasado 2 de marzo se definió la libertad de Mubarak, cuando el Tribunal de Casación expidió una sentencia que permitió cerrar un ajuste de cuentas marcado por la poca colaboración del Estado y una polémica justicia.

“Juzgar a Mubarak de acuerdo con las leyes que él aprobó, con base a la investigación hecha por la policía que él diseñó y bajo la autoridad de jueces que él nombró siempre representó un desafío”, declaró Timothy Kaldas, investigador del Think Tank Timep. 

De esta forma, Mubarak ha logrado evitar una condena de muerte, exigida por los familiares de las víctimas de las revueltas del 2011.

Esta decisión tiene un valor simbólico. Después de seis años de profunda agitación política, Egipto padece otra dictadura, incluso más represiva que la anterior, liderada por Abdelfatá al Sisi. La oposición política es perseguida y las personas que se manifestaron en contra de la anterior dictadura, ahora viven en la cárcel o en el exilio. La expectativa de la Primavera Árabe ha resultado pueril.

“Creo que nos equivocamos al dar un valor icónico a la figura de Mubarak, cuando lo realmente importante era su sistema, que ha sido renovado por [el presidente] al Sisi”, declaró un activista que participó en la rebelión contra Mubarack

El activista también añadió: “Cuando la mayoría sueña en encontrar un trabajo que le permita subsistir, la gente acaba sintiendo que vivían mejor en la era Mubarak… y están dispuestos a perdonarlo del todo. Ahora ya no les importa la democracia, que es percibida como un lujo”.

Con el cambio de régimen, las cosas no han mejorado para Egipto ni los otros países afectados por la revolución, como Yemen, Siria o Libia,países azotados por la violencia de las guerras civiles.

“Estamos ante el mismo régimen. El de Mubarak fue un régimen policial y militar. El actual es más violento porque ha aprendido la lección de las revueltas de 2011”, señaló la activista Mahienur el Masri para los medios.

El expresidente Hosni Mubarak pasó la mayor parte de su condena en el hospital militar, debido. supuestamente, a su delicado estado de salud. Sin embargo, muchos afirman que se debía a la voluntad del gobierno de darle un trato preferencial a la vez que aplacaba la sed de justicia.

El juicio del siglo

Desde el año 2011, Mubarak, el único líder caído de la Primavera Árabe sometido a juicio, ha sido juzgado tres veces por su complicidad y participación en la muerte de manifestantes.

En 2012, Mubarak fue condenado a cadena perpetua en lo que se consideró como el “juicio del siglo” por el asesinato de más de 850 personas durante los 18 días que duraron las manifestaciones. El mandatario de declaró inocente.

Desde entonces, comenzaron las apelaciones que han minado el proceso hasta llevarlo a este punto. En 2012, un tribunal aceptó una de las apelaciones y ordenó que se repitiera el juicio.

El 13 de julio de 2013, Abdul Fatah al Sisi realizó un golpe de estado y derrocó al gobierno elegido democráticamente de Mohamed Morsi.

Un año después, en el segundo proceso, Mubarak fue absuelto por los cargos relacionados con las manifestacviones pero fue condenado a tres años de cárcel por corrupción. La absolución se ratificó el pasado 3 de marzo en El Cairo por el Tribunal Supremo de Casación.

Así, mientras el exmandatario Mubarak es dejado en libertad, muchos de los jovenes que se opusieron al régimen pasan sus días en la cárcel y cualquier voz disidente, se enfrenta a una aplastante represión.