¿El Chapo Guzmán se está enloqueciendo en prisión?

¿El Chapo Guzmán se está enloqueciendo en prisión?

15 de marzo del 2017

Joaquín ‘Chapo’ Guzmán, uno de los hombres más temidos en México hasta algún tiempo, según denunciaron sus abogados, vive días de desolación y aislamiento que están afectando su salud mental en su lugar de reclusión en Estados Unidos.

Desde que fue extraditado a este país el pasado 19 de enero, el capo está recluido 23 horas diarias en una celda sin ventanas. Por tal motivo, en una denuncia pública hecha por sus abogados, el mexicano se ha quejado de algunas violaciones a sus derechos de las que ha sido víctima e incluso ha dicho que oye música, pese a que el radio está apagado.

Asimismo, denunciaron que ha perdido la noción del día, ya que “compró un pequeño reloj, pero se lo quitaron de la celda sin explicación. Sin ventana ni acceso a la luz natural, el reloj era su única manera de distinguir el día de la noche” .

El documento enviado por los juristas anota que el Chapo debería poder ver una hora diaria de televisión de lunes a viernes, pero que el televisor al que tiene acceso el mexicano siempre está apagado, porque no tienen programas para que él vea y que no afecten con su detención. Además, esta hora coincide con la posibilidad que tiene de hacer ejercicio.

Teniendo en cuenta que desde que llegó a Estados Unidos el Chapo está recluido en el Metropolitan Correctional Center, en Nueva York, centro de máxima seguridad y famoso por sus condiciones extremas, las visitas también han sido limitadas a tal punto de que solo ha conversado con sus abogados, pero no puede recibir mensajes del exterior, ni siquiera de su esposa.

De hecho, hace algunas semanas Catherine Linawaver, directora de este penal durante 15 meses en 2014, manifestó que “tiene seguridad extra, más allá de lo que habría en una zona restringida de internamiento”, esto a partir de los antecedentes de fuga que ha tenido Guzmán, quien se escapó en dos ocasiones de diferentes penales en su país.

El último caso que denuncian los defensores del mexicano fue que pidió hablar con un sacerdote, pero el primero que fue a conversar con él no hablaba español, por lo que en el segundo encuentro el presbítero utilizó un traductor para escuchar al narcotraficante, que se ha visto disminuido al no recibir ninguna visita de su familia.

En Estados Unidos Guzmán tiene que responder por 17 delitos, que podrían implicar una condena a cadena perpetua. Por otra parte, los fiscales estudian otras de miles de muertes, secuestros y torturas en todo el mundo, sobre todo en México, además de ser considerado como el dueño del mayor imperio de la droga en las últimas décadas.