Se pide liberar al expresidente de Brasil, Lula da Silva

8 de julio del 2018

En medio del panorama actual de la política brasilera, se añade la noticia que un juez federal ordenó en la mañana de este domingo 8 de julio, la liberación del expresidente del país sudamericano, Luis Inácio Lula da Silva, personaje preso desde el 7 de abril de este año, por razones de corrupción. El juez […]

da Silva

En medio del panorama actual de la política brasilera, se añade la noticia que un juez federal ordenó en la mañana de este domingo 8 de julio, la liberación del expresidente del país sudamericano, Luis Inácio Lula da Silva, personaje preso desde el 7 de abril de este año, por razones de corrupción.

El juez en cuestión se llama Rogerio Favreto y corresponde al Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, con sede en Porto Alegre, en el sur de Brasil, y que concedió a da Silva el habeas corpus, procedimiento jurídico mediante el cual cualquier ciudadano puede comparecer inmediatamente ante el juez para que este determine sobre la legalidad del arresto, pidiendo así que se cumpla la medida de manera “urgente”.

De esta modo, el juez otorga este beneficio con el fin de que el personaje se pueda presentar y ejercer sus derechos como candidato a las elecciones de este país vecino.

Favreto manifiesta: “Cúmplase con régimen de urgencia en esta fecha mediante la presentación de la Orden de Excarcelación o de esta orden a cualquier autoridad policial presente en la sede de prisiones de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde se encuentra recluido”.

Por otro lado, el juez federal Sergio Moro, que condenó al exmandatario, reaccionó de manera breve ante esta decisión, emitiendo una declaración en la que cuestiona a su colega teniendo en mente la gravedad de este caso.

Lula fue condenado por el juez Moro y por un tribunal regional, en segunda instancia, por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales en el momento que aceptó un tríplex de lujo en la popular ciudad brasilera de Sao Paulo, lo que fue destinado como pago de la constructora OAS a cambio de favores políticos.

Ahora, da Silva ya agotó sus oportunidades en la segunda instancia, quedándole solamente los altos tribunales, es decir, el Supremo y el Constitucional, con el fin de cancelar o modificar su pena. En caso de ser firme, no podría presentarse a las elecciones del 7 y 28 de octubre de 2018.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO