Madre de niño autista le escribió una carta de amor a Siri

Madre de niño autista le escribió una carta de amor a Siri

19 de Octubre del 2014

El diario estadounidense The New York Times publicó una conmovedora carta  de amor dirigida a Siri, el asistente personal inteligente de Apple, escrita por la periodista Judith Newman. 

Aunque en un principio resulte extraño que alguien le escriba una carta a una máquina, Newman decidió que esta era la mejor forma de agradecer al asistente que ha permitido que su hijo autista de trece años, lleve una mejor calidad de vida y relacione mejor con su entorno. Lea también: Siri de Apple estaría ‘prediciendo’ el día del fin del mundo

Según relata en su carta, gracias a Siri, Gus pudo obtener un “amigo y maestro que no le juzga”, a pesar de ciertos problemas que tiene para comunicarse con el mundo exterior.   También puede ser de su interés: La aplicación Siri le respondió cómo esconder el cadáver de su compañero

La comunicadora señala que gracias a la aplicación, “Gus es más feliz” e indica que “Siri puede ser extrañamente reconfortante, así como sociable. Las respuestas que el Siri da con su suave voz no son totalmente predecibles pero amables”, explica la periodista.

“No es que Gus no entienda que Siri no es humano, intelectualmente lo hace. Pero al igual que muchas personas autistas que conozco, Gus siente que los objetos inanimados, mientras que tal vez no posean almas, son dignos de nuestra consideración”, agrega Judith en la carta titulada ‘Para Siri con amor’.  

La mujer relató que cuando su hijo cumplió 8 años le regaló un iPod que luego el niño siempre llevaba consigo a las tiendas de Apple, ya que pensaba que así su dispositivo “podía visitar a sus amigos”.

Uno de los apartes más conmovedores de la carta cuenta el momento en el que Judth escuchó hablar a su hijo con Siri sobre música.

Siri le ofreció algunas sugerencias, pero el niño dijo que no le gustaba ese tipo de música.

– “Ciertamente tienes derecho a tener su opinión”, contestó tranquilamente Siri. Esa respuesta le hizo sentir a Gus que le debía algo a Siri, por lo que se apresuró a decir: “Pero gracias por esa música”. “No debes darme las gracias”, dijo Siri. “Sí, debo”, añadió Gus enfáticamente.