¿Quién y por qué quieren matar a Manuel Elkín Patarroyo?

¿Quién y por qué quieren matar a Manuel Elkín Patarroyo?

6 de octubre del 2017

El científico y creador de la vacuna contra la malaria, Manuel Elkín Patarroyo, denunció que ha recibido amenazas de muerte en los últimos días.

El inmunólogo colombiano afirmó que ha recibido mensajes anónimos con fuertes amenazas contra él y su familia a través de su correo personal y los del instituto que dirige. Además le exigen abandonar el país.

Según el científico, las amenazas tienen que ver con la investigación que viene realizando sobre la vacuna contra la malaria, en la cual utiliza monos de la especie Aotus nancymaae que habitan en la región amazónica.

Desde 1984, Patarroyo ha utilizado más de 20.000 monos por tener un sistema inmunológico similar al de los humanos. Pero gracias a esto se ha enfrentado con animalistas que reclaman que acate la prohibición que le hizo el Consejo de Estado en el 2015, de continuar con la captura de estos animales.

El científico ha dicho que no está acostumbrado a responder a dichas amenazas, pero ahora teme a que atenten contra su vida y la de su familia.

“Ante estos hechos, que han venido creciendo dramáticamente, no tengo otra salida que denunciarlo y ponerlo en conocimiento del público nacional e internacional”, dice Patarroyo.

El inmunólogo manifestó que estas amenazas también pueden ser por intereses que van más allá de lo ambiental y lo ecológico.

“Tengo que haber pisado callos muy poderosos, porque este nivel de agresión desborda cualquier tipo de reivindicación de los grupos de activistas”. Al ver que ahora se involucra a mi familia y a mi grupo de trabajo, siento temor por los potenciales desenlaces, frente a los que soy completamente inerme”, afirmó Patarroyo.

El pasado 2 de octubre Manuel Elkín Patarroyo fue invitado a la XXI Jornada de Investigación de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, UPTC en Tunja. Su llegada desató inconformismo entre los investigadores y los estudiantes. Incluso, al terminar una charla varios animalistas se acercaron a él con gritos y empujones.