Nueva jornada de marchas opositoras en Caracas

10 de marzo del 2019

Tras apagón de 48 horas.

Marchas opositoras en Caracas, Venezuela

Los venezolanos volvieron a salir a las calles este sábado 9 de marzo. En horas de la mañana en Caracas hubo concentraciones de opositores en tres zonas del este de la capital, que luego se unieron para marchar hasta la avenida Victoria, en el oficialista municipio Libertador.

Mientras que los simpatizantes del gobierno de Nicolás Maduro marcharon en el centro en horas de la tarde.

Pese al apagón del día anterior, los detalles de las convocatorias llegaron a ambos grupos, quienes atendieron los llamados de sus líderes, aunque con menos contundencia que en ocasiones anteriores.

Para los opositores llegar a su destino no fue fácil. Tuvieron que cambiar su ruta tras encontrarse con la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que les impidió el paso hacia el municipio Libertador.

Tomaron, entonces, un atajo, aunque al final también los esperaba la PNB. Sin embargo, un grupo de dirigentes opositores, encabezados por los diputados Miguel Pizarro y Stalin González, negociaron con los funcionarios, quienes accedieron a darles paso “si no se sentían amenazados”.

La multitud aplaudió a los funcionarios de la PNB, quienes en dos oportunidades se retiraron y les permitieron avanzar. El camino hasta la avenida Victoria no tuvo más interrupciones. Allí, varias personas esperaban a Guaidó desde tempranas horas de la mañana. Aguantaron, incluso, represión por parte de funcionarios de la Policía, quienes pretendían dispersar la movilización. Finalmente los policías se retiraron, aunque dejaron a varias personas afectadas por los gases.

Más temprano, en horas de la madrugada, el equipo de personas que había acudido a la avenida Victoria para instalar la tarima desde la cual hablaría Guaidó, fue detenido por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y llevado a la sede de El Helicoide, en Caracas.

Guaidó arribó a la avenida Victoria pasadas la 1:30 p.m., hora local, en una caravana de camionetas y motocicletas, y habló desde una de las camionetas, ante decenas de miles de personas, utilizando un megáfono.

Así, anunció que en los próximos días iniciará, junto con los diputados de la Asamblea Nacional, un recorrido por todo el país para la que denominó será la “gran toma de Caracas”.

“Para que no nos tranquen y bloqueen iremos diciendo en su momento los días, las horas y los sitios de visita en cada estado y en cada ciudad”, advirtió.

Sin luz

Mientras las personas marchaban hacia la avenida Victoria, el servicio eléctrico, que se había restablecido por unas horas en algunas zonas de Caracas, registró una nueva falla que se mantiene hasta las 7:00 p.m., hora local. Para muchos, sin embargo, el apagón ha sido continuo, pues el servicio no ha sido restablecido en algunos lugares desde la tarde de este jueves.

Guaidó se refirió, durante su discurso en la avenida Victoria, al apagón que afecta a Venezuela desde hace más de 48 horas y que para la tarde de este sábado, según el diputado opositor en el exilio, José Manuel Olivares, ya había dejado un saldo de 17 muertos en hospitales venezolanos, donde las plantas eléctricas no han funcionado.

El director de Codevida, Francisco Valencia, acotó un poco más tarde que en el país han fallecido al menos 15 pacientes renales que no pudieron realizarse diálisis durante estos dos días. Valencia había advertido este viernes que hay una población de 10.000 personas en riesgo.

“A los usurpadores se les acabaron las excusas y ahora apelan a decir que fue un ataque cibernético”, acotó Guaidó desde el municipio Libertador.

La telefonía fija y móvil sigue presentando fallas en todo el país. En Caracas algunas personas salen hasta ciertos lugares donde funciona la conexión: sobre lugares elevados y en autopistas. Sin embargo este viernes varias personas que buscaban una mejor cobertura fueron atacadas.

Las pocas estaciones de servicio que cuentan con planta eléctrica, como la de la urbanización Las Mercedes, registraban largas filas de carros en un recorrido que hizo la Agencia Anadolu durante horas de la tarde. Otras que no estaban funcionando por no tener planta igualmente tenían colas de vehículos esperando un pronto restablecimiento del servicio eléctrico, que sin embargo se ha prolongado.

Los ciudadanos han comenzado a reunirse en sitios públicos, ante la imposibilidad de hacer cualquier otra cosa. También se congregan dentro de urbanizaciones y debajo de edificios. Solo los pocos comercios que tienen plantas eléctricas pueden abrir sus puertas al público, pero solo aceptan bolívares en efectivo, que son escasos, o dólares —también en efectivo—, con los cuales no cuentan la mayoría de los venezolanos.

La mayor preocupación de los ciudadanos es por la comida que tienen en sus refrigeradores. “A las 2:00 a.m. preparé dos kilos de carne molida, lo único que tenía en el ‘freezer’ (congelador), porque no aguantaban hasta hoy”, le dijo una de las manifestantes que estaba en la protesta opositora a la Agencia Anadolu.

Entre algunos comerciantes hay temores de que las barriadas populares bajen de los cerros y saqueen sus negocios. Así lo manifestó a Anadolu el dueño de una licorería en la urbanización Bello Monte, quien acotó: “Lo grave es que tomarían todos los negocios, los de los honestos y deshonestos”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO