Mario Iguarán: Dios sabe que no he captado dinero ilegalmente

Mario Iguarán: Dios sabe que no he captado dinero ilegalmente

5 de enero del 2016

Luego de que la  Superintendencia de Sociedades ordenara liquidar los bienes del exfiscal Mario Iguarán por cuenta de una presunta captación ilegal de dinero hecha por Link Global, una empresa que pertenece a un exsocio del Iguarán, el exjefe del ente acusador salió a defenderse.

Lea también:¿Xuxa no es tan joven como se ve en televisión?

En diálogo con Blu Radio, Iguarán aseguró no tenía la menor idea que su exsocio, Luis Carlos Crispín, (dueño de Link Global) estuviera salpicado con  captación ilegal de dinero, dinero con el cual ($1.026 millones), según la  Superintendencia se pagó nóminas, la adecuación de las oficinas y los “pagos a los señores José Gregorio Beltrán, Mario Germán Iguarán, Pablo Emilio Gómez Suárez y otros”.

“Cuando sospeché que él estaba captando dinero, dejé la empresa”, dijo Iguarán en diálogo con la cadena radial.

“¿Quién iba a saber que esos recursos eran cuestionados? Mientras estuve en Insignia Jurídica no hubo captación ilegal”, agregó.

Mario Iguarán asegura que durante el tiempo en que él trabajo en la firma Insignia jurídica S.A.S, el pago de honorario se realizó por concepto de asesorías y capacitaciones y que por ende desconoce que esos dineros provinieran de una captación masiva. “No recibí más de 100 millones”, dijo.

Pese a que hasta ahora se conoce el lío en el que está metido el exjefe del ente acusador, el problema no es nuevo.

Iguarán asegura que fue en el 2013, cuando se enteró que su socio estaba siendo acusado por captar ilegalmente dinero por un monto cercano a los $20 mil millones, rompió relaciones con él .

Además,el diez de diciembre de 2015, Iguarán le dijo a la Superintendencia que “Insignia Jurídica (la empresa que creó en compañía de Crispín)  no formó parte de ningún grupo empresarial ni adquirió ninguna obligación o deuda con las firmas Link Global S. A. y Link Global Constructora”. Y que “cualquier deuda” en su contabilidad era “un error y no obedece a la voluntad de los socios, porque fue Crispín quien se encargó de la parte administrativa de la sociedad”.