Les pido que me perdonen: Profesor de María F. Cabal

Les pido que me perdonen: Profesor de María F. Cabal

29 de noviembre del 2017

Las polémicas declaraciones de María Fernanda Cabal son ‘alimento’ para sus críticos. La más reciente, y que ayer la llevó a ser tendencia número uno en Twitter, fue por cuenta de su opinión frente a lo que considera como mito histórico.

La representante dijo que la masacre de las bananeras, considerado como uno de los hechos de violencia más infames en la historia de Colombia, es solo un mito alentado por la ficción de la pluma de Gabriel García Márquez.

“Gabriel García Márquez crea el mito de los 3.000 trabajadores asesinados; no los consigue usted ni recogidos de las poblaciones vecinas para que vayan y trabajen. Eso no es cierto”, aseguró en una entrevista radial.

Como ha sucedido con varias de sus salidas en público, llegó una oleada de críticas, reproches e insultos dirigidos hacia la representante a la Cámara por el Centro Democrático.

De todos ellos, quizá el que llama más la atención es el caso de Gonzalo de Francisco. Se trata de un exconsejero de seguridad nacional y que además participó en los procesos de paz con grupos guerrilleros como M19, EPL y PRT, Quintín Lame y Corriente de Renovación Socialista. Además de eso fue profesor de Desarrollo Político Colombiano en la Universidad de los Andes, siendo una de sus estudiantes la misma María Fernanda Cabal.

El profesor publicó en sus redes sociales un mensaje en el que parece avergonzarse de su estudiante por la interpretación que da a uno de los sucesos considerados como referentes en la historia del conflicto armado.

¿Ocurrió realmente la masacre de las bananeras?

Las críticas son una reacción lógica, en especial al saberse que la masacre de las bananeras es un hecho de conocimiento popular, enseñado en colegios y facultades universitarias. Esto explicaría la decepción de Gonzalo de Francisco.

Pese a esto, existe desde hace décadas un debate respecto a la verdadera magnitud de la masacre. Y muchos, al igual que la congresista, consideran que los datos actuales son exagerados.

La historia cuenta que los trabajadores de la United Fruit Company se alzaron en huelga en noviembre de 1928, recibiendo represalias del ejército, que llegó al lugar (en el Magdalena Medio) para acabar con las protestas, matando miles de trabajadores. Jorge Eliecer Gaitán fue uno de los que dio a conocer lo sucedido.

“Fue una confrontación armada. Por esos años la Internacional Comunista había infiltrado el sindicato de trabajadores de la United Fruit Company. Esos trabajadores estaban armados y hubo bajas tanto de los trabajadores como del Ejército… Se inventaron que fue una masacre y Gabriel García Márquez le añadió la cifra de 3.000 asesinados”, aseguró María Fernanda Cabal en un video en sus redes sociales.

Lo dicho por la representantes se puede analizar por partes. En Cien años de Soledad ‘Gabo’ menciona cómo los vagones del ferrocarril se llenaron con los más de 3.000 cuerpos de trabajadores asesinados en la masacre. Sin embargo, esta es una obra de ficción y el propio autor comentó en una ocasión a los medios británicos que todo fue parte de su imaginación, aunque admitió realizar las averiguaciones para saber el número de muertos en el suceso. 

“Lo que pasa es que 3 o 5 muertos en las circunstancias de ese país, en ese momento debió ser realmente una gran catástrofe y para mí fue un problema porque cuando me encontré que no era realmente una matanza espectacular en un libro donde todo era tan descomunal como en Cien años de soledad, donde quería llenar un ferrocarril completo de muertos, no podía ajustarme a la realidad histórica”.

¿Entonces cual fue el número real de muertos en la masacre de las bananeras? La verdad es que existen dos versiones además de la de García Márquez. La primera es dada por los mandos militares de la época en la que se dice que hubo nueve muertos, cifra aceptada por María Fernanda Cabal. La otra es basada en información dada por el embajador de Estados Unidos en Colombia de la época que dijo que había más de 100 personas fallecidas en sus primeros reportes, pero ya en los últimos el número rondaba los 500 y 600.

De cualquier forma, no hay consenso en eso, ni en el hecho de que los trabajadores estuvieran o no armados. Artículos de prensa de la época cuentan versiones diferentes. Por ejemplo, El Tiempo aseguró que estaban fuertemente armados y eran agresivos; mientras que El Espectador asegura que tenían machetes pero también una actitud pacífica.