Multan entidades de salud por muerte de Mauricio Orjuela

13 de mayo del 2019

Superintendencia de Salud emitió sanción por $3.000 millones de pesos.

Multan entidades de salud por muerte de Mauricio Orjuela

La Superintendencia de Salud sancionó a dos entidades de salud y a una Empresa Prestadora de Salud (EPS), luego de analizar la atención médica que recibió el fallecido periodista Mauricio Orjuela.

La instancia corroboró que habían cometido fallas durante la prestación del servicio.

El hospital de Engativá, la clínica General de la 100 y a la EPS Medimás deberán pagar una millonaria multa por no haberle brindado la atención necesaria al comunicador.

La superintendencia determinó que los errores y negligencias en el servicio terminaron costándole la vida al periodista.

El caso de Orjuela tuvo un proceso largo.

Su fallecimiento, el 18 de agosto de 2018, ocurrió después de más de un mes de vueltas y trámites en centros de salud.

El 10 de julio de 2018, el periodista fue operado luego de que llegara al hospital de Engativá con dolor abdominal, pero el sufrimiento no paró ahí.

El 6 de agosto ingresó por urgencias a la clínica Shaio y de allí lo trasladaron a la clínica General donde lo internaron por tres días. El 13 del mismo mes debió regresar porque persistían los síntomas de dolor abdominal y fiebre.

Detalles de la negligencia

La investigación de la superintendencia estuvo centrada en lo que pasó durante esos días.

De esta forma, determinó que el hospital de Engativá no cumplió con la realización de un TAC y una tomografía abdominal que había ordenado el médico tratante. Se suponía que con con estos exámenes descartarían una apendicitis aguda.

La investigación también determinó que en el lugar no le dieron los medicamentos indicados durante las emergencias por dolor abdominal agudo ni le realizaron una interconsulta por cirugía.

Por esto, la clínica deberá pagar 400 salarios mínimos legales vigentes (unos $330 millones de pesos).

Por su parte, el siguiente centro de salud al que fue remitido Orjuela, la clínica General de la 100, deberá pagar 2.000 salarios mínimos mensuales (($1.656 millones) por demorarse en prestar el servicio de gastroenterología.

Este servicio a pesar de estar disponible en la clínica General de la 100, no pudo ser brindado el día que se necesitaba porque el especialista encargado se encontraba fuera del país y no habían designado a ningún reemplazo. En consecuencia, lo remitieron a otro lugar, lo que alargó el proceso.

Medimás

En esa misma fase, la Superintendencia responsabilizó a la controvertida EPS Medimás por no garantizarle los traslados oportunos ni hacer seguimiento a sus procesos.

La instancia calificó como “ineficaz e inoportuna” la respuesta de la EPS frente a la solicitud de hacer cumplir en otro centro la solicitud de gastroenterología.

Las entidades sancionadas pueden interponer recursos de reposición y apelación durante los diez días siguientes a la notificación.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO