En Medellín buscan alternativas para mejorar el aire

Foto: Shutterstock

En Medellín buscan alternativas para mejorar el aire

21 de Marzo del 2017

Para este martes 21 de marzo, la Junta Metropolitana encargada de declarar las alertas de acuerdo al protocolo del Plan Operacional para enfrentar Episodios Críticos de Contaminación Atmosférica – Poeca –, estableció de nuevo las medidas preventivas de la alerta naranja para mejorar la calidad del aire en la ciudad, ya que dos, de las cinco estaciones de PM 2.5, mostraron niveles nocivos para grupos sensibles.

Con esta ya son tres semanas en las que el Valle de Aburrá mantiene de forma intermitente la alerta naranja, que invita a los habitantes a seguir unas recomendaciones, como compartir el carro y usar el transporte público, para evitar que el nivel de contaminación aumente y se deban adoptar las medidas que indica la alerta roja en su primera fase, entre ellas un pico y placa de seis dígitos.

Aunque hay alarma en la comunidad, que pide medidas más efectivas para resolver el problema, tanto la Alcaldía como el Área Metropolitana afirman que se están tomando acciones. Y recuerdan que mejorar la calidad del aire en el Valle de Aburrá es tarea de todos.

Aumento de controles

En una reunión que se realizó el domingo pasado, Federico Gutiérrez y la Junta Metropolitana anunciaron varias estrategias que se implementarán para mejorar la condición del aire.

Las autoridades anunciaron que se hará un mayor control ambiental de camiones y volquetas para que cumplan con las condiciones técnicas y se incrementará la supervisión de las autoridades a los Centros de Diagnóstico Automotriz – CDA – con el fin de que no entreguen certificados de técnico mecánica a vehículos que no cumplan con las normas.

También informaron que los carros oficiales tendrán restricción de uso hasta que baje el nivel de alerta, habrá más promoción del transporte público entre empresas y universidades; se promoverá la implementación del teletrabajo en el sector privado y se hará seguimiento a la respuesta que debe dar Ecopetrol frente a la calidad de los combustibles que se distribuyen en Medellín.

“Aquí vamos a hacer un llamado al juego limpio, a la legalidad, tanto a los ciudadanos como a los CDA y vamos a pedir acompañamiento al Ministerio de Transporte. Vamos a ser mucho más estrictos con lo que está pasando para que no se haga una trampa que perjudica a la ciudad”, explicó el alcalde Federico Gutiérrez Zuluaga.

“Todos los funcionarios de la Alcaldía a moverse en transporte público o en bicicleta y arrancamos desde aquí. Los carros quedan guardados mientras se tenga alerta naranja y también invitamos al sector privado a hacer lo mismo con sus empleados, a que los motiven a usar el transporte público”, agregó el mandatario.

No hay alerta roja

La Alcaldía de Medellín también reiteró que, pese a lo que ha circulado por redes sociales, ni la ciudad ni el Valle de Aburrá se encuentra en alerta roja.

La condición naranja obedece a una medición que se hace de manera técnica y que está definida en el protocolo ambiental que adoptó Medellín desde el año pasado ante la contingencia ambiental que se registró en abril y se midió por primera vez en tiempo real en el 2016, lo que no implica que en años anteriores no se hubiera registrado.

Por medio de un comunicado, la Alcaldía informó que “la forma en que la ciudad evalúa la calidad del aire es la más estricta en el país y en Latinoamérica. Mientras en Medellín la alerta naranja se declara cuando se alcanzan 35 microgramos por metro cúbico de material PM 2.5, en Bogotá se declara cuando llega a 55.5. En otras ciudades del mundo, como Beijing, la alerta naranja se emite en 200 microgramos por metro cúbico y solo se pasa a alerta roja cuando por tres días consecutivos se registra la alerta naranja”.

Para incrementar los controles vehiculares, que son los responsables de la emisión del 80 por ciento de los contaminantes, la administración municipal también anunció que pasó de seis puestos en las vías para revisar los certificados de técnico mecánica y gases, a 21.

“Estos operativos se intensificarán de manera especial y con mayor rigurosidad en camiones y volquetas, vehículos que aportan el 60% de las partículas contaminantes”, informó la entidad.

De igual manera, la Alcaldía y las autoridades ambientales anunciaron un estricto control para los CDA con el fin de que éstos expidan certificados dentro de la legalidad ya que el 46% de los vehículos revisados no cumplen con el estándar mínimo de calidad pero cuentan con un documento que dice lo contrario.