Fenómeno metereológico tiene a Medellín en alerta naranja

Foto: Shutterstock

Fenómeno metereológico tiene a Medellín en alerta naranja

6 de abril del 2017

Si antes la razón de la alerta naranja y la alerta roja, que generó restricciones para la movilidad de vehículos particulares en Medellín y el Valle de Aburrá en marzo, era causada por un fenómeno climático – el cambio de periodo seco a lluvioso, que generaba nubosidad –, ahora, según la autoridad ambiental, es causado por un fenómeno meteorológico.

María del Pilar Restrepo, subdirectora ambiental del Área Metropolitana le informó a Kienyke.com que de nuevo la ciudad y los municipios aledaños se encuentran en alerta naranja por contaminación de aire, ya no por la nubosidad que impedía el ingreso de la radiación solar que contribuye a la dispersión de las partículas de PM 2.5 que ponen en riesgo la salud, sino debido a una subsidencia.

La alerta inició este jueves y se mantendrá durante todo el viernes 7.

En palabras sencillas, Carlos Hoyos, director del Siata, le explicó a este medio que lo que quiere decir subsidencia es que la concentración de contaminantes se debe a una especie de tapón que genera el descenso del viento.

“Durante el día hay una emisión de contaminantes. Algunos logran salir del Valle de Aburrá por la radiación, pero no todos alcanzan porque tipo 5 o 6 de la tarde estamos teniendo unos descensos del aire considerable. Un viento descendiente, por decirle de alguna forma”, comentó el funcionario.

Y añadió: “Es habitual que suceda este fenómeno, pero no es la misma razón por la que teníamos los picos de contaminación en marzo”.

Hasta ahora la autoridad ambiental está investigando las razones de este fenómeno que hace que de las ocho estaciones de medición, cinco estén en naranja, dos en alerta roja y apenas una esté en amarillo.

La invitación de nuevo para los ciudadanos es que desde su voluntad dejen el vehículo en casa o compartan el carro, usen el transporte público y eviten hacer actividades al aire libre por un periodo de tiempo prolongado.

“Todos estamos aprendiendo mucho de estos temas. Sabemos que hay varios fenómenos que se pueden presentar y tenemos que aprender a manejar para que la ciudadanía tome las precauciones”, aseguró la subdirectora ambiental.

Revisión del protocolo para declarar alertas

María del Pilar Restrepo también anunció que la autoridad ambiental de la ciudad va a revisar el protocolo para la atención de episodios críticos de contaminación – POECA – .

“Estamos en proceso de ajustarlo. Vamos a mirar qué podemos hacer para no llegar a una alerta naranja y tratar de evitar las restricciones para la ciudadanía”, señaló.

Aunque, dijo, “el instrumento ha sido muy valioso, si bien no está escrito en piedra, debemos seguir aplicándolo a cabalidad”.

Medellín no es la ciudad más contaminada del país. Tenemos un muy buen sistema de medición, tenemos una declaratoria de episodios críticos más estrictos que el resto del país, y tenemos que seguir afinando los estudios”, concluyó Restrepo.

Disminuir las fuentes contaminantes

Pero que sea por un fenómeno u otro, el llamado es disminuir las fuentes contaminantes.

Así lo aseguró a este medio Carmen Helena Zapata, investigadora de calidad del aire de la Universidad Nacional.

“Si es meteorológica o climática, lo que hay que reducir son las emisiones”, enfatizó.

Las fuentes del peligroso PM 2.5 pueden ser reguladas por el hombre, pero las naturales no. Es imposible varias las condiciones geográficas, meteorológicas y climatológicas que están presentes en el Valle de Aburrá.

Por eso las autoridades insisten en la toma de medidas voluntarias por parte de la ciudadanía, que permitan evitar llegar a estos picos de contaminación ambiental.