La amenazaron por armar escándalo con Uber

La amenazaron por armar escándalo con Uber

16 de marzo del 2016

Después de que el pasado 17 de enero la neuróloga, residente de cuarto año, Anjali Ramkissoon, fuera grabada agrediendo física y verbalmente a un conductor de Uber, en Miami, el Hospital de Jackson, donde trabaja, anunció que la ponía en licencia administrativa. La doctora, en entrevista con la cadena ABC, se disculpó por lo sucedido y afirmó ser víctima de ‘ciberbullying’ y amenazas contra ella y su familia.

Lea también: Que multen a los usuarios de Uber: taxistas

En la noche del domingo, 17 de enero de 2016, Ramkissoon fue grabada mientras intentaba abordar un vehículo de Uber en Miami mientras insultaba y trataba de golpear al conductor del automotor, exigiéndole que la llevara a su destino. Posteriormente, la mujer ingresó al carro, arrojó por la ventana todo lo que encontró y, cuando llegó la policía, pidió perdón y llegó a un acuerdo con el chofer para evitar que levantaran cargos en su contra.

“Nos llamaron por una alteración del orden público… No se hizo ningún reporte y no se investigará lo ocurrido”, le dijo un portavoz de la policía local al diario el Nuevo Herald.

Asimismo, en la publicación, el medio estadounidense afirma que, cuando llegaron las autoridades y condujeron a la mujer a un carro policial, ella empezó a llorar y pidió disculpas, señalando que si levantaban cargos en su contra podría perder su licencia médica, por lo que el conductor de Uber accedió llegar a un acuerdo.

Por su parte, el Hospital Jackson, donde trabaja Ramkissoon, divulgó un comunicado donde afirma haber iniciado una investigación interna. “El resultado de la investigación definirá cualquier determinación disciplinaria que se vaya a tomar”, concluyó el mismo.

“Veo a una persona que no soy yo, estoy avergonzada… Aún no puedo ver el video completo”, señaló la doctora en entrevista concedida al programa ‘Good Morning America’ de la cadena ABC.

Además, Ramkissoon agregó: “No hay excusa para mis acciones, estoy avergonzada, lo siento mucho. Le hice daño a mucha gente con esto”.

Según la mujer, ese fue uno de los peores días de su vida ya que tuvo que llevar a su papá a un hospital y, poco antes del inconveniente terminó con su novio, cuya relación se había extendido por dos años.

“Cometí un gran error, el más grande mi vida, esa no soy yo”, aseguró la doctora, que también aceptó haber tomado antes del incidente.

Sin embargo, el problema trascendió más de lo esperado e, incluso, la mujer y sus familiares han sido blanco de amenazas: “Se filtró la dirección (de la familia)… He recibido mensajes diciendo que me debo suicidar y que debería haber sido violada esa noche”, afirma Ramkissoon.

Sobre lo ocurrido, Uber afirmó haber suspendido la cuenta de la doctora, quien prometió que un hecho así no volverá a ocurrir, al tiempo que aseveró que espera que su caso sirva como ejemplo para que no se repitan actuaciones similares.

Este inconveniente toma relevancia en Colombia, en estos momentos en los que está vigente el debate sobre las actuaciones de los taxistas tradicionales con sus usuarios y el repunte de Uber en la sociedad.