Estado de emergencia en Mocoa será por 30 días

Foto: Cruz Roja Colombiana

Estado de emergencia en Mocoa será por 30 días

7 de abril del 2017

Después de seis días de la avalancha que arrasó con gran parte de Mocoa, Putumayo, el Gobierno Nacional declaró el estado de emergencia económica, social y ecológica por un término de 30 días.

“Se hace necesario, por la urgencia y gravedad de la crisis y por la insuficiencia de los mecanismos jurídicos ofrecidos por la ley 1523 de 2012, recurrir a las facultades del Estado de Emergencia Económica con el fin de dictar decretos con fuerza de ley que permitan conjurar la grave situación en Mocoa e impedir la extensión de sus efectos”.

Así se determinó con el decreto 601 del 6 de abril de 2017, que permite fortalecer las capacidades con el fin de brindar los recursos que necesitan los damnificados. Los objetivos, entre otros, serán reestablecer los servicios públicos y mejorar las comunicaciones. 

De acuerdo con el Gobierno, este compromiso involucra acciones a realizar también en el área rural del municipio, teniendo en cuenta que “la tragedia impacta colateralmente a toda la sociedad de Mocoa”.

En este orden de ideas, el Gobierno espera añadir más recursos a los $40.000 millones que fueron entregados a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres.

“Para superar la crisis de Mocoa, e impedir la extensión de sus efectos, dictar medidas de rango legislativo que le permitan hacer modificaciones presupuestales con el fin de focalizar los recursos destinados a ese propósito”, añade el decreto.

Se espera entonces que así se garanticen condiciones para la reconstrucción de Mocoa, que al tiempo generen mejor calidad de vida para las víctimas. Reconstrucción de la infraestructura educativa, suministro de energía y combustibles subsidiados son algunas de las medidas.

Sube cifra de víctimas mortales en Mocoa

En las últimas horas Medicina Legal reveló que el número de muertos por la avalancha ascendió a 311, de ellos 100 eran niños.

Además, la entidad señaló que 240 cuerpos han sido entregados a sus seres queridos, pero aún 178 personas están desaparecidas.

De acuerdo con la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, más de 3.000 personas resultaron damnificadas.