Aún no se sabe la causa de la muerte de menor en Medellín

18 de septiembre del 2017

Según el Instituto Nacional Medicina Legal el cuerpo del niño presenta signos de violencia, pero faltan exámenes para precisar cómo falleció.

Aún no se sabe la causa de la muerte de menor en Medellín

El director del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Carlos Eduardo Valdés, informó desde Bogotá que aún no se puede concluir cuál fue la causa de muerte del pequeño Miguel Ángel Rivera, de dos años, que murió en Medellín el pasado viernes 15 de septiembre.

Hasta ahora, los madre y el padrastro del menor, identificados como Daniela Giraldo Sierra y Mateo Sepúlveda Jaramillo, se encuentran recluidos en un centro carcelario imputados por el delito de homicidio agravado.

De acuerdo con Valdés, el niño que falleció en circunstancias por esclarecer en el barrio Cristo Rey de la capital antioqueña, presenta signos de violencia, pero sus traumatismos no son las causantes de su deceso.

“El menor tiene traumas en cráneo, cuello y mandíbula, que tienen características entre contundentes y cortopunzantes, que no explican la muerte. El instituto viene adelantando los estudios en histopatología, química y biología, para un concepto definitivo”, manifestó el funcionario.

Lo que sí aseguró el director es que los hallazgos los orientan hacia una manera de muerte violenta, pero, manifestó, “se deben esperar los resultados de los demás estudios para confirmar en las próximas horas la causa de muerte”.

Ha crecido la violencia contra los niños y niñas

El funcionario hizo un llamado de alerta sobre el aumento de la violencia contra los menores de edad en el país. Aseguró que durante este año se han presentado 32 homicidios de niños y niñas en los que están involucrados familiares en primer grado de consanguinidad.

Detalló que nueve de las muertes fueron causadas por la madre, seis por los padrastros, cuatro por padres, tres por los hermanos, tres por los primos y tres por otros familiares. La cifra representa un aumento de 1.8% con respecto a 2016.

“Estas estadísticas nos ponen en alerta. La violencia hacia los menores ha incrementado y se le debe poner más atención en el país”, añadió Váldes.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO