Mujer obligó a su hija a tener sexo con más de mil hombres

Mujer obligó a su hija a tener sexo con más de mil hombres

29 de septiembre del 2014

Bajo el seudónimo de Annabelle Forest, esta mujer en el Reino Unido se atrevió a contar su macabra historia.

En el libro The Devil on The Doorstep: My Escape from a Satanic Sex Cult (El demonio en la puerta: mi escape de un culto sexual a satán) narra los abusos a los que la sometió su madre durante toda su niñez.

Cuenta por ejemplo, que a los siete años  su madre la obligó a ver cómo tenía relaciones sexuales con el novio, un hombre identificado como Colin Batley ,que para la época estaba casado y era el líder de una secta satánica. “Yo tenía 11 años cuando por primera vez me violó – lo peor de todo fue el hecho de que él me hizo pensar que lo hacía por elección”, dijo.

Según señala el Daily Mail, la mujer denunció que a los once años fue violada por el líder de la secta. Tres años más tarde fue obligada a tener sexo en grupo con su madre, su novio y otros dos vecinos que también formaban parte del culto satánico en Gales, lugar en el que se registraron los hechos.

Forest asegura en su libro que desde los 14 a los 18 años, su madre la obligó a tener sexo con 1800 hombres para recaudar fondos destinados para el sostenimiento de la iglesia satánica de Colin Batley, hombre a quién Daily Mail identifica “como uno de los satanistas más notorios del siglo 20 y ha sido descrito por la prensa como el “hombre más perverso del mundo” .

Niña-C

En el texto Forest exterioriza toda la angustia, el dolor, la resignación y el odio que generó toda la situación. Cuenta que a los 19 años decidió escapar de la casa del horror para denunciar a su madre ante las autoridades.

En 2011 se llevó a cabo el juicio contra la madre de la joven Jacqueline Marling y el líder del culto, quienes fueron condenados a 12 y 11 años de cárcel, respectivamente, por sistemáticamente abusar sexualmente de la niña.

“Ella fue a la cárcel sin arrepentimiento y supongo que me hizo darme cuenta que no era sólo él. Ella era demasiado mala. Como madre yo apenas puedo creer cómo me trataba. Era antinatural y cruel”, señala en otro de los apartes.

En el norte de Inglaterra Annabelle intenta rehacer su vida y ahora cuenta con su propia familia y asegura que nunca podrá perdonar a su madre: “Nada puede lastimarme más como lo hicieron mi madre y ese hombre. Mi madre era una mujer malvada y yo nunca la podré perdonar. Cuesta creer que tu propia madre pueda abusar así de un hijo”, dijo.

‘Si hay una cosa que me gustaría lograr con mi libro, sería para que otros comienzan realmente prestando atención a la comunidad en que viven. “Hay niños maltratados en todas partes – sólo se necesita una persona para verlo y que la vida podría ser salvado”, sentenció.