Donan 32 millones de dólares para desminado

Foto: Laura Salomón/KienyKe.com

Donan 32 millones de dólares para desminado

20 de julio del 2017

El filántropo estadounidense Howard G. Buffett ofreció el miércoles al Gobierno de Colombia una donación de 32,1 millones de dólares para las labores de desminado y apoyo al sector agropecuario en el país.

De esa partida, 16,1 millones de dólares están “destinados a fortalecer la capacidad de la Brigada de Desminado Humanitario del Ejército Nacional, producto del acuerdo firmado el pasado 24 de mayo entre su fundación” y el Gobierno de Colombia, informó la Presidencia de Colombia.

Desde 1990 las minas antipersonal en Colombia han dejado más de 2.000 personas muertas y más de 9.000 heridas, de las cuales el 38 por ciento son civiles, por lo que ahora se trabaja en el desminado como parte de los acuerdos de paz con las FARC.

Según la Presidencia, los otros 16 millones de dólares se destinarán al apoyo de “proyectos de desarrollo productivo y el fortalecimiento del sector agropecuario”.

El anuncio de la donación fue oficializado durante una visita que Buffett hizo el miércoles al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en la sede del Gobierno en Bogotá.

Durante su estadía en Colombia, Buffett visitará las poblaciones de Planadas (centro-occidente) y Villa Garzón (suroeste) para conocer proyectos productivos de desarrollo alternativo que se adelantan en esas regiones del país.

Howard G. Buffett, de 62 años e hijo del empresario Warren Buffett, es uno de los filántropos más importantes del mundo y su interés está enfocado en agricultura, nutrición, agua, conservación y mitigación de conflictos.

Por otro lado, El Departamento de Estado de Estados Unidos reconoció el miércoles que el acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC permitió reducir la violencia en el país a lo largo de 2016.

“Colombia experimentó un descenso significativo en la actividad terrorista en 2016, según estadísticas del Ministerio de Defensa, debido en buena parte al alto el fuego bilateral entre las fuerzas del Gobierno” y las FARC y la posterior firma de la paz, señaló el organismo en su Reporte de Terrorismo Mundial 2016.

Dicho informe señaló que desde agosto del año pasado “solo ha habido una confrontación letal” entre las Fuerzas Militares y esa guerrilla, y resaltó que en 2016 se redujo el número de civiles muertos en el conflicto, así como también las bajas en combate y el número de capturados y desmovilizados.

Al respecto, el Departamento de Estado expresó dudas frente al proceso de reintegración de las FARC, y señaló que aunque el Gobierno de Juan Manuel Santos mantiene conversaciones con el ELN (Ejército de Liberación Nacional), ese grupo rebelde aún secuestra, asesina y comete atentados.

El informe también señaló que antes de la firma de la paz y con el apoyo de EEUU, “las autoridades panameñas han eliminado sustancialmente la capacidad de las FARC de operar en (la provincia de) Darién”, que colinda con el noroeste de Colombia, la cual usaban “como base de operaciones, punto de descanso y recuperación y zona de rearme”.

Pese a esos avances, el Departamento de Estado mantuvo a las FARC -así como al ELN- en la calificación de organización terrorista, e incluyó a Colombia en su lista de países que suponen un “refugio” para agrupaciones terroristas.

Por último, resaltó su preocupación por las bandas criminales, los cultivos ilícitos, el narcotráfico y los inmigrantes indocumentados que se desplazan por las fronteras de Colombia.

Con información de Sputnik