Murió uno de los íconos del rock, David Bowie, a sus 69 años

11 de enero del 2016

4,3 millones de tuits se han registrado desde que se conoció su muerte.

Murió uno de los íconos del rock, David Bowie, a sus 69 años

El legendario músico británico David Bowie, pionero del “glam rock” y referencia de legiones de artistas, murió de cáncer a los 69 años, dejando el álbum “Blackstar” como “regalo de despedida”.

La noticia de su muerte, ocurrida, según la BBC, en Nueva York, donde vivía desde hace años, fue anunciada en su página oficial de Facebook, donde se indicó que falleció este domingo “serenamente, rodeado de su familia, tras una valiente batalla de 18 meses contra el cáncer”.

“Aunque muchos de vosotros compartiréis con nosotros esta pérdida, pedimos respeto a la privacidad de la familia durante el duelo”, reza el mensaje, sin dar detalles sobre cómo será despedido el artista.

El deceso, que ha conmocionado a sus millones de admiradores en todo el mundo, fue confirmado por su hijo, Duncan Jones, que escribió en Twitter: “Lamento mucho decir que es verdad. Estaré desconectado una temporada. Mucho amor para todos”.

Bowie estaba casado desde 1992 con la modelo somalí Imán, madre de su hija Alexandria Zahra «Lexi» Jones, y tuvo antes a Duncan, de 44 años, con su primera esposa, Angela Bowie, que se enterará tarde de la pérdida por estar concursando en “Gran Hermano”.

Aunque desde hacía tiempo había rumores sobre su estado de salud, la defunción del autor de clásicos como “Starman” y “Space Oddity” ha impactado incluso a sus allegados, como el productor y amigo personal Tony Visconti, quien ha dicho que su último álbum, “Blackstar”, es “su regalo de despedida”.

“Siempre hizo lo que quería hacer. Y lo quería hacer a su manera y lo quería hacer de la mejor manera. Su muerte no ha sido distinta de su vida: una obra de arte”, ha afirmado.

“Hizo ‘Blackstar’ para nosotros, su regalo de despedida”, añadió el productor, quien confesó que, aunque sabía de su enfermedad, “no estaba preparado” para el último adiós.

El cantante y multiinstrumentalista, conocido por su imagen andrógina y enigmática sobre todo en su época de máximo éxito, lanzó al mercado su último disco el pasado viernes, coincidiendo con su 69 cumpleaños.

“Blackstar”, su vigésimo quinto álbum de estudio, está lleno de simbolismos y, visto en retrospectiva, contiene lo que parecen referencias a su propia muerte.

“Mira aquí arriba, estoy en el cielo, tengo cicatrices que no se ven, tengo drama, no puede robarse, todo el mundo me conoce ahora”, dice la letra del primer sencillo, “Lazarus”.

El vídeo musical de este tema, de unos cuatro minutos, muestra a un Bowie pálido y con los ojos vendados, levitando en la cama de un hospital.

Con solo siete canciones y unos 45 minutos de duración, el disco es además el único trabajo que no tiene una imagen del músico en la portada, y en su lugar hay una estrella negra.

El fallecimiento de Bowie ha suscitado un aluvión de reacciones y sus seguidores han empezado a depositar flores y velas como ofrendas junto al colorido mural con su retrato en el barrio londinense de Brixton, donde nació el 8 de enero de 1947.

En el Reino Unido, el jefe del Gobierno, el conservador David Cameron, de 49 años, lamentó la “gran pérdida” y confesó que creció “escuchando y viendo al genio pop David Bowie”, al igual que el ministro de Economía, George Osborne, que expresó su “orgullo” por quien fue un “icono de la creatividad británica”.

Las redes sociales van llenas de tributos a este “héroe” de la música, cuyo impacto en ese campo, pero también en la moda y en el cine, fue “muy profundo”, según ha señalado la directora del colegio londinense Raven’s Wood, Sally Spenser, que dedica la jornada a homenajear a su antiguo alumno.

“Los Rolling Stones estamos conmocionados y profundamente tristes de conocer la muerte de nuestro querido amigo David Bowie”, escribieron en Twitter los Rolling Stones.

Entre las reacciones más sentidas figura también la del cantante estadounidense Iggy Pop, para quien la amistad de Bowie era “la luz” de su vida. “Nunca conocí a nadie tan brillante”, manifiesta.

La “reina del pop”, Madonna, se declaraba “devastada” por la desaparición de un “gran” artista “talentoso”, “único”. Un “genio” que cambió las reglas de la música, “el hombre que cayó a la Tierra” y que tuvo “la suerte de conocer”, apuntaba.

El británico Boy George exclamaba: “¡Que día tan triste!”, mientras que el cantante de One Direction, Louis Tomlinson, le describía como “leyenda de la música”, y el batería de Queen, Roger Taylor, como “el más listo y más interesantemente brillante hombre de nuestro tiempo”.

De hecho, la noticia de su muerte y mensajes de despedida inundaron las redes sociales. Twitter registró 4,3 millones de trinos y retuits al respecto.

Bowie saltó a la fama en 1972, con “The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars”, y se hizo famoso no solo por sus letras misteriosas y electrizantes sino por su imagen tan espectacular como ambigua.

Sus grandes éxitos, convertidos en clásicos de la música y referencias de culto, incluyen también “Let’s Dance”, “Heroes”, “Under Pressure”, “Rebel, Rebel”, “Life on Mars” y “Suffragette City”.

En una de sus frases célebres, el artista, que racionaba sus entrevistas, confesaba que le sorprendía que la gente se tomara “tan en serio” lo que decía, y en otra aseguraba: “No sé a dónde iré desde aquí, pero prometo que no será aburrido”. Con información de la agencia de noticias EFE.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO