Natalia Springer: Podrán odiar al fiscal pero él no es estúpido

Natalia Springer: Podrán odiar al fiscal pero él no es estúpido

17 de septiembre del 2015

En diálogo con La W, la politóloga y analista Natalia Springer explica el origen de los contratos con la Fiscalía.

Lea también: El Fiscal, su defensa y las burlas a su argumento en redes sociales

Señaló que de la empresa, SPRINGER VON SCHWARZENBERG CONSULTING SERVICE S.A.S, la cual firmó con el ente acusador un contrato por un monto superior a los cuatro mil millones de pesos, es una sociedad de la que hacen parte sus hermanos: un físico matemático “muy reputado” y una diseñadora.

“Mi trabajo con la Fiscalía consiste en probar que el secuestro es un crimen internacional, que no son accidentes, sino que hacían parte de un ataque sistemático y masivo contra la población civil”.

“Si uno va a robar no se mete a la fiscalía”, dice con relación a las dudas que existen sobre los estudios que tiene en su historial académico.

Springer señaló que si Eduardo Montealegre hubiera tenido dudas sobre su trabajo “no se hubiera arriesgado a dar un debate como el que está dando”.

“¿Usted cree que el Fiscal lo hubiera usado (el estudio) para imputar a las Farc por crímenes internacionales?”

Señaló que cuenta con un equipo de diez personas, entre “economistas, ingenieros y politólogos. Un equipo muy bueno al que defiendo y el que está siendo expuesto”.

Agregó que en medio del escándalo, la Fiscalía conformó una comisión para evaluar el trabajo que viene desarrollando.

“Lo mejor es que esa comisión la conformen personas de muchas áreas para que se haga una investigación seria al respecto”.

Con relación a su trabajo en los medios de comunicación, indicó que fue ella la que renunció a El Tiempo y a La FM para continuar su trabajo con el Estado. Cosa diferente, según Julio Sanchez Cristo, dicen en esos medios de comunicación. “En los dos medios le pidieron a usted que renunciara por la inconveniencia que representaba el tema”, le increpó el director de La W, Julio Sánchez Cristo.

“Yo fui la que renuncié, ellos sí sabían el trabajo que yo estaba adelantando con la Fiscalía”, dijo la politóloga.

“En los medios yo no era periodista, era analista, y los analistas no somos objetivos, estamos ahí para dar nuestra opinión (…) yo no fui contratada para hacerle propaganda al Fiscal General”.

Finalmente aclaró que no tiene esquemas de seguridad brindados con la Fiscalía y solo añadió que ha contado con otro contrato de asesoría con el Fondo de Vivienda y la Alcaldía de Valledupar.

Natalia dijo que trabajó con Vicky  Dávila cinco años, “con toda lealtad”. “Además la adoro, es una mujer guapa, disciplinada, aprendí mucho con ella; no tengo nada más que decir. No he hablado en La FM simplemente porque desde que me fui no he vuelto a hablar con ella. Me ha mandado razones con algunos compañeros. No me parece la forma”.

“Tampoco quisiera que se diga que yo fui a hablar con Vicky esperando alguna manera de defenderme, o alguna manera para quedar bien. Me parece un ejercicio de transparencia. He guardado silencio estos meses, que han sido duros, y como ejercicio de transparencia hablé con la competencia (La W radio). Yo adoro a ‘La Mona’ (Vicky Dávila), y no hay nada más que añadir”.

“Ha sido muy dañino todo esto. Le ha hecho mucho daño a mi familia”, concluyó antes de descartar responder preguntas personales.

“Me duele que el periodismo de este país se haya prestado para la ‘caza de brujas’ (…) esto ha presentado un precedente nefasto a los derechos a la intimidad y al buen nombre”, agregó molesta.