Niegan detención domiciliaria a expresidente Martinelli

20 de junio del 2018

El magistrado presidente de la Corte Suprema de Justicia de Panamá negó la petición realizada por la defensa del expresidente Ricardo Martinelli sobre el cambio de medida cautelar con la que pretendía acceder a la detención domiciliaria en vez de continuar preso en las instalaciones del centro carcelario El Renacer. La extensa audiencia que se […]

Niegan detención domiciliaria a expresidente Martinelli

@minsegpanama

El magistrado presidente de la Corte Suprema de Justicia de Panamá negó la petición realizada por la defensa del expresidente Ricardo Martinelli sobre el cambio de medida cautelar con la que pretendía acceder a la detención domiciliaria en vez de continuar preso en las instalaciones del centro carcelario El Renacer.

La extensa audiencia que se llevó a cabo este martes 19 de junio en las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) inició a las 9 de la mañana y culminó en horas de la noche, donde se presentó el diputado de la Parlacen con sus abogados, el magistrado fiscal, algunos querellantes y sus representantes legales.

“Ustedes no están juzgando un hombre, están juzgando un sistema de justicia”, dijo Martinelli durante el procedimiento.

Al conocerse la decisión de los 9 magistrados que conforman la mesa de la corte, el exmandatario regresó a El Renacer. La audiencia programada para próximo el lunes 25 de junio ante un juez de garantías tendrá como propósito formular la acusación formalmente en el caso de las chuzadas telefónicas a al menos 150 personas, entre ellas opositores y periodistas.

Ante la CSJ, los abogados Carrillo y Sittón, representanres de Martinelli, presentaron documentos como prueba de validación que contrarrestaban los cargos por lo que fue extraditado. Entre ellos, el de rebeldía, sobre lo cual expresaron que no aplicaba porque era sabida su residencia en Miami, Estados Unidos, y era vigente solo cuando el imputado se encontraba en clandestinidad, bajo paredero desconocido a sabiendas de su requerimiento.

Los fundamentos de las defensas fueron el arraigo familiar, la situación de salud y la falta de imputación. Bases que fueron refutadas por los acusadores, ratificando que las circunstacias por las que se había presentado la extradición y el proceso de apresamiento no habían cambiado, pues su familia se mantuvo en Panamá durante la investigación del proceso; su estado de salud era estable, según los médicos tratantes, y la imputación ya había sido realizada desde el 2015 cuando se pidió su reclusión mediante tratados internacionales.

“Mantengo mi inocencia. La voy a probar”, expresó Martinelli en su intervención.

Durante la diligencia, los abogados de los querellantes y las víctimas que se representaron a sí mismas, insistieron en que la medida dictada por la misma corte en 2015, cuando se inició el proceso de investigación contra el expresidente, no debía ser reformada porque cumplía con las leyes establecidas dentro del código procesal penal.

Las defensas enfocaron su petición en el cambio de lugar de detención con notificaciones periódicas y custodia del Servicio de Protección Institucional, la entidad que se encarga de la protección de altos mandos, no por la Policía Nacional como se hace normalmente con los detenidos.

En la ultima intervención que hizo el investigado Martinelli aseguró que se sometería a todas las medidas que los magistrados decidieran y que atendería el proceso.

“Si a mí, que tengo los mejores abogados , se me violan los derechos ¿qué puede esperar el pobre panameño que está allá afuera? Aquí no está en juego Ricardo Martinelli sino la justicia panameña”, puntualizó el exmandatario.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO