Niño desaparecido en Soacha “estaría vivo”, dice la Fiscalía

Niño desaparecido en Soacha “estaría vivo”, dice la Fiscalía

28 de Diciembre del 2015

El Vicefiscal General de la Nación, Jorge Fernando Perdomo, señaló que la entidad está analizando una información según la cual el niño, Juan Sebastián Fuentes, desaparecido en el municipio de Soacha el pasado 22 de diciembre, “estaría vivo”.

“Es una información que estamos verificando, guardamos la esperanza de que esto sea así”, señaló el funcionario.

Mientras que las autoridades colombianas avanzan en esta investigación, la Interpol emitió una circular amarilla para tratar de encontrar al menor que desapareció cuando jugaba en la calle el pasado 22 de diciembre en el municipio de Soacha.

La ficha del menor, en la que aparece una foto suya y se dan detalles sobre su descripción, supone el punto álgido de una angustiosa búsqueda que sus familiares comenzaron el pasado viernes, cuando el pequeño desapareció sin dejar rastro.

Entre las posibilidades que se barajan sobre la desaparición del menor está la de que haya sido raptado, según la Policía, que mantiene una campaña sobre el niño en las redes sociales.

La última imagen de Juan Sebastián, que jugaba aparentemente sin supervisión de un adulto en el barrio Quintas de Santa Ana, de Soacha, fue captada por una cámara de seguridad de la zona cuando se encontraba cerca de una alcantarilla que conecta con un desagüe.

Por este conducto había caído un indigente apenas un mes antes, por lo que las autoridades no descartan que el pequeño haya sido arrastrado por la corriente, perteneciente a un afluente del río Bogotá.

En este orden de ideas, la Policía busca en el trayecto hacia el río Bogotá, que según dijo el coronel Miguel Correa, comandante de la Policía regional, ha tenido una quietud inusual que puede ayudar a encontrar a Juan Sebastián.

No obstante, tampoco se descarta que el menor haya podido ser secuestrado, hipótesis en la que la Policía considera que podrían estar involucrados dos indigentes a los que actualmente se busca con retratos robot.

Junto a estas medidas, las autoridades ofrecen una recompensa de 60 millones de pesos (unos 18.832 dólares) a quien pueda dar información sobre su paradero.