Palestina renuncia a los acuerdos de Oslo

13 de diciembre del 2017

Mahmud Abás aseguró que los acuerdos perdieron vigencia.

Palestina

Mahmud Abás

Tras la decisión anunciada por el primer mandatario de los Estados Unidos, Donald Trump, de declarar a Jerusalen capital de Isarael, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, estableció que los acuerdos de Oslo ya no estarían en vigencia.

En el marco de la reunión extrarodinaria de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) en Estambul, Abás dijo que tanto los Acuerdos de Oslo como los pactos sellados desde entonces dejaron de estar en vigencia cuando el pasado 6 de diciembre Washington reconoció a Jerusalén como la capital de Israel y anunció la mudanza de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalen.

“La decisión sobre Jerusalén nos libera de todo acuerdo que hayamos firmado. Por ejemplo, los Acuerdos de Oslo. Los firmamos, pero ahora ya no son vinculantes para nosotros”, dijo Abás durante la cumbre extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) en Estambul.

Asimismo, Mahmud Ábas advirtió que debido a la decisión tomada por el presidente Donald Trump, Estados Unidos había perdido su papel como mediador en el proceso de paz entre israelíes y palestinos. “No aceptamos que Estados Unidos juege ningún rol en las negociaciones de ahora en adelante porque está completamente parcializado a favor de Israel”.

El acuerdo de Oslo al que la Autoridad Palestina renunció, se firmó en 1993, establecieron el reconocimiento internacional de la Autoridad Palestina como cuerpo administrativo en Cisjordania y Gaza, y pusieron la base para la colaboración administrativa entre el Gobierno israelí y organismos palestinos en los territorios ocupados.

Finalmente, Abás pidió a la comunidad internacional ejercer presión sobre Estados Unidos y emitir sanciones en su contra y aseguró que la decisión de Trump acrecentaría el conflicto y las acciones terroristas: “Trump le ofrece Jerusalén a Israel como regalo, algo unilateral, como si les regalara una ciudad estadounidense. Eso terminará reforzando a grupos extremistas y transformando un conflicto político en uno religioso. Pues, que así sea. El mundo sufrirá las consecuencias y deberá asumir la responsabilidad”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO