Palomas en el centro de Bogotá generan riesgos de salud

25 de septiembre del 2018

De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto de Protección y Bienestar Animal (IDPYBA), durante un fin de semana, se incrementa la cantidad de turistas en la Plaza de Bolívar, por lo tanto el número de palomas puede llegar a superar las 3.400. Mientras que de lunes a viernes la cifra llega a 1.300, […]

Palomas

De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto de Protección y Bienestar Animal (IDPYBA), durante un fin de semana, se incrementa la cantidad de turistas en la Plaza de Bolívar, por lo tanto el número de palomas puede llegar a superar las 3.400. Mientras que de lunes a viernes la cifra llega a 1.300, lo que demuestra que las aves llegan al lugar en búsqueda de alimento. Cabe destacar que por cada metro cuadrado en donde debería haber cinco palomas, se encuentran 33.

“Este estudio determinó que debíamos tomar medidas con las palomas que hay en la Plaza. Primero vamos a trabajar la parte médica, donde vamos a hacerles una intervención, ya que más del 40 % se encuentran enfermas, tiene parásitos internos y externos, viruela y otras afectaciones”, afirmó Clara Lucía Sandoval, directora del IDPYBA.

También se destacó un diagnóstico realizado por la misma entidad durante cinco meses, con la participación de biólogos, veterinarios y sociólogos en el que se determinó que un gran número de aves están enfermas debido a esto es de carácter urgente implementar una solución ante la problemática.

“Hay estudios que confirman la presencia de virus y bacterias en las heces fecales como la salmonela y la clamidia que pueden producir trastornos en las personas especialmente en niños y adultos mayores. Además, el polvillo en el que se convierten estas heces fecales y que está en el ambiente también afecta la salud humana”, señaló Sandoval.

Adicionalmente, la sobrealimentación es otro de los problemas que afectarían sus comportamientos naturales, puesto que ahora hay palomas que ya no están comiendo lo que sería natural para ellas como, semillas o insectos, sino se alimentan, únicamente, de desperdicios que se dejan en este lugar.

Así pues, Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá, señaló que la “propagación excesiva de las aves en la Plaza de Bolívar puede generar problemas de salud debido a las enfermedades que tienen. El tema de las palomas es que ellas tienen molestias complicadas y al parecer algunas de ellas transmisibles, que generan problemas de salud, entonces ya hemos llegado a un exceso”.

El mandatario aseguró que alimentar a las palomas en la Plaza de Bolívar genera sobrepoblación y las “obliga a renunciar de su comportamiento natural de buscar comida por instinto”. Además, señaló el costo del mantenimiento a las edificaciones históricas del centro.

“El edificio del Congreso, la Catedral, el Palacio de Justicia y la Alcaldía tiene una manutención de muchos millones de pesos al año, porque los excrementos de las palomas son corrosivos y deterioran los lugares”.

Pese a esta problemática, Carlos Crespo, representante de Resistencia Natural, organización que trabaja para construir derechos a los animales le comentó a KienyKe.com que el problema va un poco más allá, pues todo consiste en ver a las palomas como sujetos de derechos en esta ciudad.

“Se tiene que entender que las palomas son animales libres que viven en la ciudad y que tienen capacidad de gestionar sus propios recursos sin que medie la intención humana de alimentarlas, no es dejarlas de alimentar porque ellas van a seguir alimentándose, pero sí se puede limitar esos negocios de venta de maíz para evitar que se presente esa concentración tan grande que puede haber en un momento dado”, dijo.

“Existen diferentes factores y debemos ser consientes de respetar las capacidades inherentes de las palomas, saber que son seres sintientes, que no viven en función de nosotros y tenemos como único deber respetarlo”, agregó.

Sin embargo, al realizar toda esta intervención para frenar la “plaga de las palomas en la Plaza de Bolívar” se tiene en cuenta a las 14 personas que se dedican a vender el maíz en este espacio. Peñalosa conversó con estas personas para ofrecerles diferentes alternativas de empleo.

“Son 14 personas que están vendiendo este maíz en la Plaza de Bolívar y nosotros no podemos seguir permitiendo esto. A los vendedores de maíz que llevan mucho tiempo les estamos ayudando a encontrar otras alternativas que les den más ingresos”, indicó.

Crespo, también aclaró que la disminución o la radicación de venta no conlleva a su eliminación radical sino que por el contrario “lo que va a pasar es que las palomas estarán haciendo uso de sus naturalezas y capacidades propias. Van a empezar a gestionar sus recursos. Pero se debe tener en cuenta que existe toda una estructura alrededor de la Plaza que las alimenta, como restaurantes y desechos”.

Asimismo, IDPYBA y demás entidades se encuentran realizando la intervención de limpieza de la Plaza de Bolívar debido a la cantidad de basura y desperdicios que se acumulan, atrayendo a las palomas a estos lugares. Muchas de ellas se acostumbran a encontrar comida en la basura y debido a la sobrealimentación ya realizan sus nidos (con cables y pelo humano) en este lugar.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO