Panamá y el reto por los Objetivos de Desarrollo Sostenible

10 de julio del 2018

El PIB de Panamá en el primer trimestre del año creció 4.2%

Panamá y el reto por los Objetivos de Desarrollo Sostenible

www.pa.undp.org

Recientemente el gobierno panameño declaró a julio como el mes de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con la intención de divulgar el contenido de la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030, impulsada por el gobierno actual a través del decreto 75 del 29 de junio de 2018, que permitió al país canalero comenzar a trabajar en los objetivos adoptados desde todas las entidades estatales.

Los 17 objetivos que fueron suscritos en 2015 por los 193 países de la Organización de Naciones Unidas (ONU), se centran principalmente en temas como pobreza, hambre, salud, educación, igualdad de genero, agua limpia, energía, trabajo, infraestructura, desigualdad social, sostenibilidad, consumo responsable, clima, vida marina, vida terrestre, paz y justicia. Junto a los objetivos, Panamá asumió 169 metas y 244 indicadores de vida.

Desde la dependencia del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Panamá, se han señalado tres ejes fundamentales en los que deberá trabajar el país canalero: salud, mortalidad infantil y control del virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Respecto a los índices de mortalidad infantil, según el PNUD, entre 1990 y 2012 la tasa pasó de 24% a 18% por cada mil nacidos en el país.

En el caso de Panamá, 397.035 personas (9.9% de la población actual) vive en situación de pobreza extrema, una condición que según el Banco Mundial se define como personas que viven con menos de 1.25 dólares al día. La vicepresidenta de Panamá, Isabel Saint Malo, destacó que el desafío está en las áreas indígenas, ya que es donde se reflejan los índices más altos de pobreza extrema y los niveles de desnutrición infantil más severos.

Desde la vicepresidencia también se ha expresado que otro reto es la desigualdad que existe en el país. Posteriormente la OCDE solicitó al gobierno nacional reducir la desigualdad y apostar por el crecimiento económico más inclusivo

A pesar de que Panamá lidera las economías latinoamericanas en términos de crecimiento económico anual, para la OCDE, en Panamá hay sectores que se están quedando atrás, como las zonas rurales, mientras los ingresos y riqueza se concentran en zonas más cercanas al centro financiero del país, lo cual amplía la brecha social.

“Desde 2005 la proporción de ingresos que posee el 10% de la población más rica ha sido alto (cerca del 40%), y muchas de las personas que han logrado salir de la pobreza en los últimos años continúan siendo vulnerables a caer de nuevo en ella en caso de desaceleración económica”, señaló la OCDE.

El Banco Mundial colocó a Panamá en el sexto lugar de los países más desiguales del mundo, solo detrás de Sudáfrica, Haití, Honduras, Colombia y Brasil. Sin embargo, según la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), se prevé que en 2018 el PIB de Panamá crezca 5.6%.

Para la dependencia en Panamá del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, con la tasa de desocupación en 4% y la tasa de muertes en 4.65%, el crecimiento anual de la población en 1.44% y el 0.42% de inmigrantes que llegan cada año por cada mil habitantes en un país que no supera los cuatro millones indica que el trabajo por la igualdad y mejora de condiciones de vida debe ser arduo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO