La última posición del Papa sobre la eutanasia

16 de noviembre del 2017

“es moralmente lícito renunciar a la aplicación de medios terapéuticos o suspenderlos, cuando su empleo no corresponde a aquel criterio ético y humanístico”.

La última posición del Papa sobre la eutanasia

Foto: Alcaldía de Medellín

El Papa Francisco reiteró este jueves el “no” de la Iglesia católica a la eutanasia, porque, según lo indicó el alto jerarca, propone interrumpir la vida procurando la muerte. Sin embargo dijo que “es moralmente lícito renunciar a la aplicación de medios terapéuticos o suspenderlos si son desproporcionados”.

En una carta enviada a los participantes del Encuentro Regional Europeo de la Asociación Médica Mundial, que está organizando por la Academia Pontifica para la Vida, el Sumo Pontífice se refirió sobre las cuestiones del “fin de la vida”.

El Papa Francisco citó la Declaración sobre la eutanasia del 5 de mayo de 1980 y aseguró que “es moralmente lícito renunciar a la aplicación de medios terapéuticos o suspenderlos, cuando su empleo no corresponde a aquel criterio ético y humanístico que seguidamente será definido (como) proporcionalidad de las curaciones”.

Justificando que “asume responsablemente el límite de la condición humana mortal, en el momento en el cual se toma conciencia de no poder contrastarlo más”.

Con esto el obispo de Roma considera que no se quiere procurar la muerte sino que “ se acepta no poder impedirla”.

En su mensaje el Papa argentino hizo referencia a que” la dimensión personal y relacional de la vida y del morir mismo, que es siempre un momento extremo en la vida, debe tener la atención y el acompañamiento del enfermo un espacio adecuado a la dignidad del ser humano”.

Respecto a la evolución que ha tenido la medicina en los últimos años, Francisco expresó “hoy es posible extender la vida en condiciones que en el pasado ni siquiera podían imaginarse”.

Criticó que cada vez sea más evidente la desigualdad para acceder a un tratamiento médico, manifestó que el acceso a las curas dependen más del dinero que tengan las personas que la necesidad de los enfermos que necesitan urgentemente ser tratados.

“Aunque sabemos que no podemos garantizar siempre la curación de la enfermedad, debemos prestar atención a la persona que sufre”, dijo Su Santidad.

Sobre la medicina paliativa el Papa concluyó que “se reviste de una gran importancia también en el plano cultural, comprometiéndose a combatir todo lo que hace morir más angustioso y con más sufrimiento, es decir el dolor y la soledad”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO