Grave situación por paro armado en el Catatumbo

@PoliciaNteSder

Grave situación por paro armado en el Catatumbo

17 de abril del 2018

Desplazamiento, miedo y represión ha causado el paro armado en el Catatumbo, declarado por el enfrentamiento entre el ELN y el EPL. Se instaló un consejo de seguridad en la zona para atender las necesidades de la población y los militares.

El alcalde de Norte de Santander, William Villamizar, declaró que adelantarán las vacaciones de los estudiantes para los días 16 al 22 de abril, con el fin de garantizar la seguridad de los menores en la zona. Este tiempo académico será repuesto en las vacaciones de mitad de año. Esta medida afecta a más de 45.000 estudiantes del Catatumbo.

Las empresas de transporte también han cancelado sus actividades por la inseguridad que les produce a sus conductores y vehículos. El lunes, un bus de la empresa Cotranscat fue interceptado en la vía Cúcuta – Tibú por hombres armados, obligaron a los pasajeros a descender e incineraron el vehículo.

Por su parte, el defensor del pueblo, Carlos Negret, rechazó las acciones de los grupos violentos y alertó sobre las graves violaciones a los derechos humanos por “las limitaciones impuestas para la prestación de los servicios hospitalarios, las amenazas contra la integridad del personal sanitario, la limitación para llevar a cabo el traslado en ambulancia de personas en estado grave en varios municipios, así como la amenaza de atentado contra la infraestructura hospitalaria”.

La falta de servicios básicos también ha afectado a las poblaciones, la junta comunal del municipio el Tarra, en vista de la falta de comercio, acordó abrir medio día, cada día de por medio, las tiendas para que la población pueda adquirir los víveres necesarios. Además solicitaron el apoyo de las organizaciones internacionales como las Naciones Unidas, la OEA y CICR para una concentración masiva los días 20 y 21 de abril en la cancha principal del municipio.

El pueblo indígena Barí, ubicado en Norte de Santander, ha decidido hacer frente a la situación y desobedecer la orden de los grupos armados para abandonar sus territorios. Ellos dicen que en caso de que el conflicto se extienda, entrarían en situación de confinamiento dentro de sus poblaciones.

El Puesto de Mando Unificado se instaló para ejercer las acciones de seguridad. Han instalado más puestos de repuestos de control militar y en coordinación con la Policía Nacional, las autoridades militares instalaron el plan candado.

Estos hechos que las autoridades han denominado hechos que alteran el orden normal, han ocasionado la incineración de vehículos, como uno presentado hoy en la vía que conduce de Cúcuta a Tibú.

“Estamos desplegando nuestros hombres para neutralizar este accionar delictivo y reestablecer el orden normal y generar las condiciones básicas de seguridad”, dijo el Brigadier General Eduardo Quiroz Chaparro, comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano del Ejército Nacional.

Por su parte, el alcalde de Convención se quejó porque las autoridades aseguran hacer acciones de seguridad en la zona, pero las actividades de la población se encuentran truncadas. “No hay comercio, no hay clases, no hay transporte por miedo a alguna represalia violenta”, dijo el mandatario local.

El alcalde de Norte de Santander pidió al Gobierno Nacional incluir a un delegado del EPL en la mesa de conversación que se adelanta en Quito con el ELN para solucionar el conflicto en la zona.

El paro armado fue decretado por estos dos grupos armados que se debaten el control de la segunda región con mayor presencia de cultivos de hoja de coca, según el informe de la Oficina de Naciones Unidas en Colombia, Norte de Santander tenía más de 24.000 hectáreas para el corte de 2017.