Paro armado del Clan Úsuga deja cuatro muertos

1 de abril del 2016

Córdoba y Antioquia, los departamentos más afectados por las acciones del grupo ilegal.

Plan Pistola clan del Golfo

Este jueves, el paro armado decretado por el denominado ‘Clan Úsuga’ dejó como saldo cuatro uniformados muertos, escasa navegabilidad por el Río Magdalena, la suspensión de clases y la parálisis comercial en algunos municipios del norte del país.

Bajo la modalidad del ‘plan pistola’ fueron asesinados cuatro miembros de la Fuerza Pública este 31 de marzo: Un capitán del Ejército que se movilizaba en moto con su esposa, a quien le amputaron una de sus extremidades, en Turbo (Antioquia); un policía en el Chocó, y dos patrulleros, en Puerto Berrío. Igualmente, otros cuatro agentes resultaron heridos en un ataque registrado en Buriticá, Antioquia.

Lea también: Clan Úsuga habría asesinado a al menos 5 uniformados en la última semana.

Luis Pérez, Gobernador de los antioqueños, aseguró que en 18 municipios de su departamento se registró una parálisis parcial de las actividades comerciales. Apartadó, Arboletes, Chigorodó, Dabeiba, Mutatá, Necoclí y San Pedro de Urabá fueron los pueblos más afectados por el paro armado.

No obstante, las autoridades departamentales agregaron que, entre el martes y jueves, fueron capturadas 35 personas vinculadas con los Úsuga, quienes son requeridas por la justicia por los presuntos delitos de concierto para delinquir, terrorismo, tráfico de drogas y utilización ilegal de prendas, insignias y armas de uso privativo de las Fuerza Pública.

Magangué, Montecristo, San Jacinto del Cauca y Tiquisio fueron los sitios de Bolívar donde también se registró una parálisis parcial de las actividades económicas situación que también afectó la navegabilidad por el Río Magdalena.

Los profesores de los colegios del corregimiento de Guaramito, en zona rural de Cúcuta, también decidieron pedirle a sus estudiantes que regresaran a sus casas después de recibir algunas amenazas de hombres armados mientras que en San Onofre, Sucre, el comercio estuvo cerrado.

El departamento de Córdoba, donde se suspendieron las actividades educativas, económicas y de transporte en Ayapel, Buenavista, Lorica, Puerto Libertador, San José de Ure, Tirralta y Valencia, fue uno de los más afectados por la amenaza de la banda criminal. En esa zona del país, varios buses intermunicipales también suspendieron sus labores mientras que los planchones que se movilizan entre Cereté y Lorica permanecieron quietos.

Asimismo, en algunas carreteras, como las que comunican a Medellín con la Costa Atlántica y a los municipios de Tarso y Pueblorrico, el tránsito se vio interrumpido por la quema de vehículos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO