Paro cívico en Venezuela se desarrolla entre represión y detenciones

@LaUrbinaCaracas

Paro cívico en Venezuela se desarrolla entre represión y detenciones

26 de Julio del 2017

Ciudadanos de diversas ciudades en el interior del país se sumaron este miércoles al paro cívico para rechazar la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y al gobierno de Nicolás Maduro. Los opositores trancaron calles y avenidas en respuesta al llamado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

El inicio de la llamada huelga general de 48 horas evidenció calles desoladas, comercio parcialmente paralizado y casos de represión en varias zonas del país.

En Valencia, estado Carabobo, ciudadanos trancaron las principales avenidas de la ciudad, lo que motivó a que funcionarios de la policía regional reprimieran a los manifestantes y levantaran los bloqueos para habilitar las vías, pese a la poca afluencia de tránsito en la urbe.

De acuerdo con periodistas locales, en la urbanización Santa Cecilia funcionarios de Policarabobo detuvieron a una persona, tras finalizar un enfrentamiento entre los uniformados y manifestantes en el lugar.

Mientras tanto, en Mérida se reportó un ataque de civiles armados en el sector Campo Claro que dejó dos personas heridas y un detenido. El sector El Campito también fue escenarios de represión, donde miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) intentaron dispersar una protesta. La reyerta terminó con una persona herida de bala.

En Barcelona, estado Anzoáegui, desde tempranas horas se reportó poco tránsito vehicular, mientras que en la avenida Jorge Rodríguez un grupo de adultos mayores cerró la vía en protesta por el pago de las pensiones.

Asimismo, comerciantes en Punta de Mata, estado Monagas, decidieron bajar las santamarías de sus negocios en apoyo a la iniciativa opositora para exigir la anulación del proceso Constituyente, impulsado por el presidente Nicolás Maduro.

En Maracay, estado Aragua, se registró la paralización de 90% del transporte público, Misma situación que en Barquisimeto (Lara), Maracaibo (Zulia) y San Cristóbal (Táchira), en donde las principales arterias viales también fueron obstaculizadas por simpatizantes opositores.

La MUD llamó este miércoles a los venezolanos a mantenerse en las calles durante las próximos 96 horas -tiempo que resta para la elección de la ANC- para evitar la instalación de la instancia legislativa que pretende redactar una nueva Constitución Nacional, propuesta que es calificada por el antichavismo como la instauración de un “régimen dictatorial” en el país

Caracas dividida acata como puede el día uno de paro cívico

El día uno del paro cívico y de huelga convocado por la dirigencia opositora, a tres días de que se lleve a cabo el proceso electoral de una cuestionada Asamblea Nacional Constituyente impulsada por el presidente de la República Nicolás Maduro, inició este miércoles con una Caracas dividida por el acatamiento de la paralización de actividades.

Contrario a lo que fue la convocatoria de suspensión de actividades por 24 la semana pasada, el pasado jueves 20 de julio, a la que se sumó dos día antes el sector transporte, y que fue apoyada por los principales gremios empresariales, industriales y comerciales del país, y que impactó considerablemente la vida de la ciudad capital, este miércoles el oeste de Caracas amaneció a media máquina, aunque con un flujo de transporte mayor que hizo pensar a los manifestantes que salieron en varios puntos de la ciudad capital, que las líneas de consultores no se sumaron en su totalidad al llamado de la dirigencia opositora.

“Los transportistas reclaman por el alza del pasaje, porque la situación económica es insostenible, pero vemos que hay transporte y no se paralizan. Así es difícil que podamos pagarle 300 bolívares, que es lo que piden, pues deberían apoyar la protesta. Sabemos que los transportistas son trabajadores y necesitan el sustento, pero las líneas de autobuses deberían apoyar la protesta”, explicó Rosa Quintero, una manifestante que participaba en un trancazo en el sector de Las Palmas.

En un recorrido por el centro neurálgico del comercio de Caracas, como es la avenida Urdaneta, en el pleno centro de la ciudad capital, la jornada de paro se desarrollaba a medias, pues comercios, establecimientos y entidades bancarias se encontraban prestando servicios hasta antes del mediodía.

“Los comerciantes de la zona nos han dicho que a partir de al mediodía irán cerrando, porque no quieren represalias del Gobierno si ven que se suman al paro”, añadió Estela Romero, una habitante del sector aledaño a la avenida Andrés Bello.

Según un reporte difundido por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), pasadas aproximadamente seis horas de paro y huelga, en la ciudad capital el cumplimiento de la paralización de actividades era de 85%, a la espera de un balance oficial de cada sector.

En el este de la ciudad, como ha sido usual en tres meses de protestas, la actividad convocada por la dirigencia opositora se cumple en mayor medida. Calles trancadas, poca afluencia de personas y comercios cerrados componen la foto de zonas como Chacao, Altamira y Los Palos Grandes.

El diputado a la Asamblea Nacional por el bloque de oposición, Carlos Paparoni, señaló que en la jornada de paro cívico y de huelga en la ciudad capital es necesario resaltar las características que definen a Caracas, para poder comprender las implicaciones de una paralización de actividades por 48 horas.

“En el oeste de la ciudad de Caracas hay cosas que resaltar, porque veíamos cómo el mercado de Quinta Crespo, por ejemplo, estaba a media máquina, con muchos comercios a lo interno cerrados. En el transporte hay muchas menos unidades, hay poco tránsito; vemos calles vacías, porque hay que recordar que en Caracas hay una masa laboral de aproximadamente 3 millones de personas”, explicó el parlamentario desde Altamira.

Las protestas en Venezuela suman 116 días de manifestaciones en contra del Gobierno del presidente de la República Nicolás Maduro.

En alianza con Analítica.