Exjefe de campaña Trump acusado de conspiración

Wikimedia

Exjefe de campaña Trump acusado de conspiración

30 de octubre del 2017

Paul Manafort, quien lideró la campaña presidencial de Donald Trump durante dos meses, fue acusado por el gran jurado federal de conspirar contra Estados Unidos, lavado de dinero y de actuar como agente de un gobierno extranjero.

Este lunes, Manafort y uno de los ex asociados del ex asesor de Trump, Rick Gates, se entregaron a las autoridades como parte de las investigaciones que adelante el fiscal especial Robert Mueller sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Mueller asegura que el ex jefe de la campaña republicana lavó más de 18 millones de dólares en la compra de propiedades, bienes y servicios en Estados Unidos. “Manafort usó su dinero escondido en el extranjero para llevar un estilo de vida de lujos en Estados Unidos sin pagar impuestos sobre ese ingreso”, dice la acusación.

En total se le acusa a Manafort y Gates de 12 cargos que incluyen conspiración para lavar dinero, así como realizar declaraciones falsas y engañosas sobre información financiera y de cuentas bancarias en el extranjero.

El fiscal explicó que entre 2006 y 2015 Manafort y Gates, se desempeñaron como consultores políticos y cabilderos de gobiernos extranjeros sin informar al gobierno estadounidense. Sus millonarias ganancias las ocultaron en cuentas bancarias en Chipre, San Vicente y las Granadinas y en Seychelles.

Antes de dirigir la campaña electoral de Donald Trump, Paul Manafort trabajó para un multimillonario con el fin de beneficiar al Gobierno del presidente ruso, Vladimir Putin, y según los investigadores, también hizo negocios irregulares con prorrusos en Ucrania.

Desde hace tiempo, el ex jefe de la campaña de Trump, estaba en la mira de las autoridades. Por ello, a primera hora de este lunes decidió abandonar su casa a las afueras de Washington para dirigirse a la sede del FBI, donde deberá reunirse con la magistrada Deborah A. Robinson por las investigaciones en su contra.

Por su parte, el presidente estadounidense Donald Trump se pronunció sobre el caso y publicó en Twitter:“Disculpen, esto es años antes de que Manafort fuera parte de la campaña. Pero ¿por qué el foco no está en la corrupta Hillary y los demócratas?”.