‘PAZororidad’ mujeres campesinas que ahora son youtubers

3 de junio del 2019

Una iniciativa liderada por el Centro de Estudios Territorio y Ciudad.

youtubers, campo, colombia, YouTube, mujeres

El Día Nacional del Campesino es una oportunidad más para reconocer el importante papel que desempeña esta población en nuestro país, además de ello, destacar el trabajo con el que la mujer campesina ha demostrado que, a pesar de diferentes actos de violencia de los cuales ha sido víctima durante años, ha logrado distinguirse como símbolo de tenacidad.

Un proyecto que nació de un grupo de compañeras en Bogotá, logró llevar a algunas mujeres campesinas del Meta a convertirse en youtubers. Esto, con el fin de resaltar el trabajo de la mujer en el campo y de aquellas que también forman parte de comunidades que contribuyen al desarrollo del país.

‘PAZorodidad’ es una iniciativa liderada por el Centro de Estudios Territorio y Ciudad, su equipo de trabajo cree en la paz del país y en el poder de la mujer campesina. Gracias a ello, lograron reunir a un grupo de mujeres del municipio Uribe, en el departamento del Meta, para reconocerse como mujeres líderes y así, eliminar los estigmas con los que por años han cargado como consecuencia de sus historias de vida.

Diana Rodríguez, coordinadora del proyecto, enfatiza que la reconciliación, en el marco de los Acuerdos de Paz, fue punto clave para que las mujeres empezaran a reconocerse entre ellas mismas como símbolos de liderazgo y de oportunidades. “Cuando empezamos a desarrollar el proyecto nos dimos cuenta que la reconciliación no sólo se tenía que dar entre actores que se consideraban opuestos, sino también, en el rol de las mujeres con ellas mismas y en lo que fue su vida durante la guerra” afirmó.

Durante ocho meses de formación, aprendieron lo necesario en producción audiovisual, así, estas mujeres han logrado demostrar a su comunidad y al país entero por medio de YouTube, historias de vida, consejos sobre la resolución de conflictos cotidianos y construcción de redes de apoyo.

“Los videos las empodera a medida que van aprendiendo a hacer uso de las herramientas, pero sobre todo potencian la solidaridad, por eso este proyecto se llama PAZororidad, que significa: apoyo entre las mujeres para la construcción de la paz” explicó Diana Rodríguez.

Además, aseguró que en los entornos rurales hay una conciencia mucho más colectiva, lo que también generó una serie de saberes desde la ruralidad que tal vez son desconocidos para las personas que viven en la ciudad.

En su canal de YotuTube llamado ‘PAZororidad mujeres’ y del que no solo hacen parte campesinas sino también mujeres indígenas, ya se pueden ver varias de sus producciones. Por ejemplo, donde cuentan cómo es el proceso de siembra del café hasta su distribución, también, cómo son los criaderos de las gallinas y su debido proceso para la producción, entre otros más.

Campesinas que inspiran

Daylin León de 32 años y Rosalba de 52, son dos mujeres que además de pertenecer a PAZororidad, dedican su diario vivir al campo y a actividades donde luchan por los derechos de las mujeres.

Ambas coinciden en que el campo es el mejor lugar para vivir en tranquilidad y que allí, es donde pueden sentirse felices gracias a la naturaleza que les permite valorar cada día lo que les rodea, y aunque sus ganancias no son proporcionales al trabajo diario, son felices porque saben la productividad que le generan al país.

Esta iniciativa de hacer videos para Youtube les ha permitido destacar sus valores y su papel como mujeres del campo, además, lo ven como el medio adecuado para enseñar al país cómo es la vida del campesino y a apreciar mucho más los territorios que, a pesar de estar lejos de las ciudades, tienen mucho por ofrecer a los colombianos.

“Yo les diría que vengan al campo y se enamoren de él, que conozcan los procesos de cosecha del café, del plátano y demás, porque si dejamos de pensar en el campesino, si no lo conocemos, perdemos la sabiduría del mundo entero”, expresó Daylin.

Para ellas no es necesario ser expertas en tecnología, y afirman que, “tenemos tantas herramientas alrededor que a veces no sabemos cómo utilizarlas, pero para poder hacerlo no necesitamos saber muchas cosas, solamente una persona que nos apoye y nos enseñe a hacer uso de ellas”.

También resaltan que por medio de estos videos pueden expresar lo que sienten como mujeres y hacer que se escuchen sus voces más allá del territorio.

Para Rosalba, ser campesina es un orgullo, también es admiración y fortaleza, porque gracias al campo se alimentan muchas personas en el país, y con gran emoción asegura: “el campo me ha dado fortaleza, porque para mí, el campo es vida”.

En medio de risas, Rosalba destaca lo mucho que le ha gustado la experiencia de hacer videos para YouTube, “es muy conmovedor, cada vez que miro mis videos me emociono mucho, de ver la fortaleza de nosotras como mujeres y que, aunque seamos campesinas, tenemos nuestro swing y muchas cosas para mostrar al mundo”.

Cómo está la mujer campesina en el país

El Informe Nacional de Desarrollo Humano elaborado por el Programa de las Naciones unidas para el Desarrollo “Colombia Rural, razones para la esperanza”, señala que las mujeres campesinas sufren tres formas de discriminación que significan un impacto desproporcionado sobre sus vidas: por vivir en el campo, por ser mujeres, y por ser víctimas de la violencia.

El primer caso se refiere a la deuda rural que se desprende del hecho de que los campesinos son discriminados en relación con los del mundo urbano.

El segundo se trata de la deuda de género, esta tiene origen en la tradicional inequidad existente entre las oportunidades y la valoración social diferenciada entre hombres y mujeres en la sociedad actual.

La última forma de discriminación hace referencia a la mayor vulnerabilidad a la que están expuestas las mujeres que son víctimas de la violencia, tanto en el entorno familiar como aquella originada en el conflicto armado.

Según proyecciones del DANE, se estima que de las más de 25 millones de mujeres que hay en Colombia, casi cinco millones y medio viven en las zonas rurales. Un porcentaje alto de las mujeres rurales (37.4 %) se encuentra en condición de pobreza, frente a un porcentaje mucho menor (12%) de las mujeres que en las ciudades vive en esa misma condición.

Las mujeres y niñas en el campo siguen ocupándose de tareas propiamente domésticas, en parte porque los hombres asumen las faenas duras relacionadas con la agricultura, ganadería, pesca, minería y tala de árboles y, en parte, porque esta división del trabajo es más un fenómeno cultural. Tanto los hombres como las mujeres que viven en la zona rural consideran que la casa es cosa de mujeres.

De las casi seis millones de víctimas registradas en la Unidad para la Atención y Reparación de las Víctimas, el 51% son mujeres, en su mayoría de procedencia rural.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO