EE. UU. investiga a Peña Nieto por otro soborno

20 de junio del 2019

El expresidente es investigado por Odebrecht y sobornos del Chapo Guzmán.

EE. UU. investiga a Peña Nieto por otro soborno

Un nuevo escándalo de corrupción ha provocado la reaparición pública del expresidente mexicano Enrique Peña Nieto a casi siete meses de que concluyera su administración, la más impopular en la historia contemporánea del país.

Se trata de una investigación abierta por el Departamento de Justicia de Estados Unidos y a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés), la cual señala a través de un informante que Peña Nieto recibió un presunto soborno tras la compraventa de Fertinal, llevada a cabo por Petróleos Mexicanos (Pemex).

La autorización de dicha transacción fue con un “sobreprecio” que trajo daños al patrimonio de la petrolera y el erario, donde también participó su exdirector de la paraestatal, Emilio Lozoya Austin, de acuerdo con el diario El Universal

Lozoya Austin fue recientemente acusado por el gobierno mexicano por el mismo esquema en el que autorizó la compra de la empresa chatarra Agronitrogenados de Altos Hornos de México, la cual tiene presuntos vínculos en el caso Odebrecht según una investigación de la iniciativa Quinto Elemento.

Esta no es la primera vez que se inicia una acusación de este nivel en contra del expresidente Peña Nieto, ya vienen en cascada otras, especialmente las del financiamiento de su campaña presidencial por Odebrecht y los sobornos del otrora líder del Cartel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”.

Hasta ahora ninguna de las mencionadas ha tenido repercusiones, sin embargo, podría ser la primera vez que se lleve a un expresidente mexicano al banquillo de la justicia por dos razones: la primera porque se liga a su empleado de Pemex que ocupó el mismo esquema, quien actualmente está prófugo, y segunda, porque se está investigando desde Estados Unidos.

“Hay posibilidad de llevar en esta ocasión a Peña Nieto al banquillo de la justicia. Hay serias posibilidades de que por primera vez sea procesado un político corrupto después de que por décadas se han burlado del pueblo de México, esto por lo que ocurre continentalmente en otros países como Brasil, Chile y Colombia, cuyos gobiernos llegan a investigar, procesar y encarcelar a políticos que han defraudado a su país”, dice en entrevista con la Agencia Anadolu el experto en seguridad nacional, Francisco Jiménez Reynoso.

“Ahora con una administración (la de López Obrador) que tanto cacareó el tema del castigo de los corruptos y actuando con el gobierno de Estados Unidos, se puede dar una combinación muy seria para sentar a políticos de esta talla, como expresidentes y funcionarios de alto nivel”, agrega el académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Sin embargo, Jiménez Reynoso considera que es una “vergüenza” para el gobierno mexicano que las investigaciones más importantes en contra de políticos corruptos en otros países, como Estados Unidos o Brasil, “nos convierte en un país menor de edad, que no somos capaces de imponer la ley para castigar a gobernantes que se enriquecen a costa de un pueblo con necesidades”.

Reacciones

López Obrador dijo este martes durante su conferencia de prensa matutina que las indagatorias en torno a la compra a sobreprecio de la planta de fertilizantes Fertinal continúan su curso y se le dará un trato igual a todos los inculpados.

“No conozco esta información, no tengo elementos para opinar. No sabemos, es muy difícil que el presidente de la república no se entere de un negocio de esa magnitud”, apuntó el presidente mexicano.

También, tras la publicación de la acusación por parte del diario mexicano, el expresidente respondió: “Rechazo categóricamente las falsas imputaciones en mi contra, publicadas esta mañana en distintos medios y atribuidas a un supuesto informante. No es la primera vez que se pretende inculparme de mala fe y sin fundamento alguno. Por supuesto, mienten”.

Peña Nieto tenía desde abril sin emitir ningún comentario vía Twitter, y por el contrario se le miraba en sus publicaciones de Instagram junto a su actual pareja, la modelo mexicana, Tania Ruiz, luego de su divorcio con la exprimera dama, Angélica Rivera.

En seguimiento a lo anterior, este miércoles señaló el presidente que ya se están realizando otras indagatorias sobre compraventa ilegal de plantas con irregularidades desde el sexenio del exmandatario, Carlos Salinas de Gortari, cuya administración se caracterizó por privatizar las paraestatales.

Por ello, la Fiscalía General de la República ordenó la investigación de los integrantes del Consejo de Administración de Pemex en el gobierno de Peña Nieto por haber aprobado en octubre de 2015 el proyecto de fertilizantes.

Simultáneamente, la Fiscalía busca a Lozoya Austin, para cumplimentar la aprehensión, debido a que no se ha presentado a los citatorios por la empresa Agronitrogenados; ahora se le suma Fertinal, por la cual deberá también responder, lo mismo que el exsecretario de Energía, Joaquín Coldwell.

Odebrecht y Sinaloa

Peña Nieto carga con antecedentes turbios que no han sido resueltos por la justicia hasta el momento. Uno de ellos es el caso Odebrecht, el cual fue establecido a partir de una investigación de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

A partir del expediente, en el cual testifica el entonces director de la compañía Carlos Fadigas, ahora delator ante la Fiscalía Brasileña, revelaron que Braskem, la filial petroquímica de Odebrecht, acompañó “de tiempo completo” la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012.

“Acompañamos de tiempo completo toda la campaña del PRI, del partido PRI, y del actual presidente Enrique Peña Nieto. No sólo de él, sino también de su equipo”, dijo en una de las reuniones privadas con inversionistas en 2013, pertenecientes a las transcripciones del expediente.

De igual manera, los delatores del llamado caso “Lava Jato” en ese mismo año, señalaron que Peña Nieto sostuvo una reunión privada con el entonces presidente de la empresa, Marcelo Odebrecht, quien fue condenado a 19 años de prisión por actos de corrupción en 12 países.

De hecho, ante la justicia norteamericana, los ejecutivos de la constructora brasileña señalaron que “hacia octubre de 2013 Odebrecht acordó pagar un soborno a un funcionario de alto nivel de una empresa estatal mexicana, controlada por el estado, a cambio de que ese funcionario apoyara a la compañía a ganar el Proyecto”.

Por otro lado, otras de las bombas mediáticas que se soltaron a principios del 2019 fue durante el juicio en Nueva York, en la Corte Federal de Brooklyn, en contra del capo más famoso de los últimos años, donde los testigos apuntaron que Peña Nieto recibió un soborno de 250 millones de dólares con tal de no perseguir a Guzmán Loera durante su sexenio.

Para Jiménez Reynoso, todos estos casos llevan a una faceta única en México, en la que “de una vez por todas las autoridades mexicanas deben trabajar en serio, no dejarle la tarea a la comunidad internacional en materia de justicia. Es el tiempo de que se aplique el estado mexicano con nuestras leyes, nuestros tribunales y fiscalías, y deje de ser una simulación”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO