Así fue la visita de Donald Trump a México

Así fue la visita de Donald Trump a México

31 de agosto del 2016

Cerca del medio día hora local, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, llegó a México para una visita rápida en respuesta a una invitación que hizo el mandatario Enrique Peña Nieto a los dos aspirantes para ocupar un puesto en la Casa Blanca.

Lea también: (Video) Los Simpson destrozan a Donald Trump

Los críticos de Peña Nieto aseguraron que es un insulto haber atendido a Trump en el palacio presidencial. Incluso un diputado se atrevió a decir que es una “traición a la patria” luego de las palabras ofensivas por parte del estadounidense.

El magnate fue recibido entre pancartas de manifestantes que se le oponen debido a sus polémicas declaraciones contra los mexicanos y la propuesta de la construcción de un muro en la frontera para impedir el paso de inmigrantes ilegales.

Además: Donald Trump acusa a Barack Obama de ser fundador del Estado Islámico

Este era el tema de principal interés por parte de la opinión pública. Sin embargo, luego de su discurso frente a la prensa, se le preguntó acerca del muro y este respondió tajante: “No hablamos de la pared ni de quien será el encargado de pagarla”. Agregó que el encuentro dio como resultado la creación de una buena relación entre ambos.

Por su parte, Peña Nieto manifestó que el diálogo con Trump fue “respetuoso, abierto y constructivo”. Pese a esto mostró ante él su malestar frente al trato que el norteamericano ha tenido con los mexicanos: “Es mi deber proteger a los mexicanos. Por eso le expresé y le hice entender la indignación que generaron ciertas propuestas que pudieron ser malinterpretadas o herir al pueblo”.

Tanto Trump como Peña Nieto mostraron su interés en solucionar los problemas fronterizos de ambas naciones. El mexicano fue claro en señalar que si bien hay criminalidad y drogas que son llevadas al país del norte, también hay un tráfico de armas y dólares hacía México.

El presidente de México aprovechó para manifestar que respetaría los resultados de las elecciones, sea elegido Donald Trump o Hillary Clinton. De paso recordó que la invitación a la demócrata sigue en pie, y que espera su visita para hablar sobre los problemas en común de ambas naciones.