Pepe Mujica no intervendrá en el conflicto de Venezuela

22 de abril del 2017

Reiteró que el diálogo entre las partes es urgente.

Pepe Mujica no intervendrá en el conflicto de Venezuela

El expresidente de Uruguay, José Mujica, dijo que no será intermediario en el conflicto de Venezuela ya que es “Pepe” pero no es “mago”, en declaraciones publicadas por Radio Uruguay.

La consulta surgió a raíz de que el exmandatario es uno de los intermediarios en el proceso de paz que atraviesa Colombia con las Farc.

En este sentido, Mujica dijo que “ya tiene bastante lío” con la situación colombiana como para involucrarse en otro problema.

Sin embargo, consideró que Venezuela debe “buscar alguna forma de empezar a hablar” y comenzar a respetarse entre todas las partes ya que no habrá solución por la vía de la confrontación.

Asimismo, manifestó que un pueblo partido no funciona y que es necesario aceptar las diferencias y “hace voto” en que “se pongan racionales”.

“Cuando somos jóvenes creemos que existe lo blanco y lo negro, pero cuando somos viejos aprendemos que lo único que no existe es lo blanco y lo negro, que lo único que existe son los pueblos y matices”, subrayó.

Por otra parte, fue consultado sobre la breve reunión que hubo entre el canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa y el embajador venezolano en Uruguay, Julio Chirino, para acercar las partes tras las acusaciones del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de que el canciller uruguayo coordinaba acciones contra Venezuela.

“Venezuela debe buscar alguna forma de empezar a hablar”Pepe Mujica

Al respecto, el exmandatario dijo que “es un paso” pero que es necesario que “haya otros”.

La Carta Democrática Interamericana (CDI) que la Organización de Estados Americanos (OEA) busca aplicar a Venezuela es un mecanismo “esencialmente constructivo” para una “dictadura” que se burla de la comunidad interamericana, dijo hoy su secretario general, Luis Almagro, en entrevista a La Diaria.

En este sentido, el secretario manifestó al medio de prensa uruguayo que la CDI se basa “en la mediación y buenos oficios” y que su aplicación no equivale a aplicar sanciones sino que tiene como fin “construir democracia” y se llega a eso mediante el diálogo.

Asimismo, recordó que en 2002 el expresidente venezolano Hugo Chávez la solicitó.

“Las sanciones son el último recurso cuando un régimen, una dictadura, decide insistentemente burlarse de la comunidad interamericana”, añadió.

Consultado sobre las dudas acerca de su imparcialidad respecto a la situación venezolana, Almagro señaló que siempre escuchó “a todas las partes”, se documentó sobre cada hecho que ha informado y se definió como “absolutamente objetivo e imparcial”.

Sobre este tema, argumentó que hizo dos informes referidos al conflicto del país caribeño y el oficialismo, representado en su canciller, Delcy Rodríguez, nunca refutó “ni una línea, ni una frase” de esos documentos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO