La masacre por la que el Estado pidió perdón en Medellín

Foto: @ConsejeriaDDHH

La masacre por la que el Estado pidió perdón en Medellín

4 de octubre del 2017

Ocurrió un sábado 29 de junio de 1996. No tuvo sentido, fue sangrienta y cobró la vida de 16 jóvenes residentes del barrio Belén Altavista en Medellín.

Esa fue la masacre por la que el Estado colombiano pidió perdón, en un acto que se llevó a cabo este 4 de octubre, en la Casa Museo de la Memoria de la capital de Antioquia. 

Justo ese día, los muchachos que fueron asesinados preparaban un convite para celebrar el vaciado de una cancha de fútbol cuando hombres fuertemente armados llegaron a la terminal de buses y a un billar, aledaño a la calle 20 con carrera 110, para preguntar por sus supuestos jefes al acusarlos de ser milicianos del ELN. 

A unos los pusieron a hacer una fila para supuestamente requisarlos, pero les dispararon en los pies y luego los ultimaron. A los otros, que buscaron refugio en buses y en otros lugares, los hallaron y acribillaron. Solo tres muchachos lograron escapar con heridas. 

En los hechos, murieron Samir Alonso Flórez, Elkin de Jesús Cano Arenas, Mauricio de Jesús Cañola Lopera, Eduard Andrey Correa Rodríguez, Henry de Jesús Escudero Aguirre, Óscar Armando Muñoz Arboleda, Jair de Jesús Muñoz Arboleda, Germán Ovidio Pérez Marín, Norbey de Jesús Ramírez Dávila, Johnny Alexander Ramírez Luján, Berley de Jesús Restrepo Galeano, Juan José Sánchez Vasco, Jharley Sánchez Ospina, Nelson de Jesús Uribe Peña, Carlos Gonzalo Usma Patiño y Leandro de Jesús Vásquez Ramírez. 

Mientras Yeison Javier Aristizabal, Carlos Andrés Peña Ramírez y Juan Mauricio Toro Gómez fueron los sobrevivientes. 

A los familiares de los fallecidos y a los que salieron vivos del traumático suceso, Paula Gaviria, Consejera Presidencial para los Derechos Humanos, les pidió perdón en nombre del Estado por  no garantizar su derecho a la vida ni haber podido esclarecer las circunstancias que rodearon estos hechos. 

El acto hizo parte del acuerdo de solución amistosa que se suscribió el pasado 17 de marzo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 

Gaviria les entregó una carta de disculpas a cada grupo familiar y se develó una placa conmemorativa que será instalada en Belén Altavista en la que quedó expresado que hechos como los de ese 29 de junio de 1996 deben ser repudiados y nunca más deben volver a ocurrir.

“Esta es una de las acciones con la cual queremos aportar al proceso de reparación integral a las víctimas y familiares de este caso, dignificar la memoria de estos jóvenes y hacer un llamando a toda la sociedad para que hechos como estos no vuelvan a repetirse”, dijo la Consejera Presidencial.

El Centro Jurídico de Derechos Humanos de Antioquia, en su calidad de representantes de las víctimas ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, y autoridades del orden nacional y local también asistieron al evento.

“Este momento histórico por el que pasa Colombia exige que toda la sociedad se una en un solo objetivo: alcanzar la paz y lograr la reconciliación como Nación. Además refuerza nuestro compromiso como Estado de adoptar todas las acciones necesarias para garantizar los derechos a la verdad, a la justicia y a la reparación de las víctimas”, concluyó la Consejera Gaviria.