Quieren sacrificar al perro de mujer contagiada de ébola

Quieren sacrificar al perro de mujer contagiada de ébola

7 de octubre del 2014

Las autoridades sanitarias de Madrid quieren sacrificar Excalibur, el perro de una auxiliar de enfermería infectada de ébola. Su argumento es: “evitar riesgos”. Pero el esposo de la mujer, quien también se encuentra con la enfermedad, exigió que su perro, de 12 años de edad, sea aislado y se negó a autorizar la muerte de su mascota.

Eric Leroy, director general del Centro Internacional de Investigaciones Médicas de Franceville y experto mundial en el papel de los perros en los brotes de ébola, indicó a El País de España: “No hay que matar al perro, porque es importante desde el punto de vista científico”. Leroy es el principal autor del único estudio sobre el tema, que analizó a un brote de ébola en Gabón entre 2001 y 2002.

El asunto ha generado tanta polémica en las redes que se abrió una petición en el portal Change.org para evitar que el animal muera.

Por su parte, el esposo de la auxiliar de enfermería dio a conocer este mensaje a través de las redes sociales:

Hola, me llamo Javier*, soy el marido de Teresa*, la auxiliar contagiada de ébola por tratar de forma voluntaria a los dos pacientes contagiados que fueron repatriados a España.

Quiero denunciar públicamente que un tal Zarco, creo que es jefe de Sanidad de la Comunidad de Madrid, me ha dicho que tienen que sacrificar a mi perro, así, sin más. Me pide mi consentimiento, a lo cual me he negado rotundamente. Dice que entonces pedirán una orden judicial para entrar por la fuerza en mi casa y sacrificarle.

Yo, antes de venir al hospital, le dejé varios cubos de agua, la bañera también con agua y un saco de, pienso, 15 kilogramos para que tuviera comida y agua. Y también le dejé la terraza abierta para que haga sus necesidades.

Me parece injusto que por un error de ellos quieran solucionar esto por la vía rápida. Un perro no tiene por qué contagiar nada a una persona y al revés tampoco.

Si tanto les preocupa este problema, creo que se pueden buscar otro tipo de soluciones alternativas, como por ejemplo poner al perro en cuarentena y observación como se ha hecho conmigo. ¿O acaso hay que sacrificarme a mí por si acaso? Pero claro, un perro es más fácil, no importa tanto.

*Sus nombres han sido cambiados por seguridad.