Profesora fue despedida de la Unv. de Ibagué por denunciar acosos

Profesora fue despedida de la Unv. de Ibagué por denunciar acosos

24 de agosto del 2017

Mónica Godoy, docente de la Universidad de Ibagué, denunció varios hechos de supuesto acoso laboral hacia las vigilantes de la institución, al parecer a las directivas no les gustó estas afirmaciones y la docente, que defendía a las guardas de seguridad, fue despedida.

El pasado 17 de junio, de manera injustificada, Godoy recibió su carta de despido por hacer acusaciones sobre lo que supuestamente está pasando al interior de la Universidad. Hasta el momento, no ha salido una versión oficial por parte de las directivas de la institución.

Todo comenzó cuando el 18 de enero de 2016, Mónica Godoy llegó a la Universidad de Ibagué, para ser docente del área de Lenguaje de la Facultad de Humanidades. Ese mismo año, coordinó el diplomado de Equidad de Género.

En abril de este año Godoy inició con los vigilantes encargados por la rectora de ese momento Carmer Inés Cruz, varios talleres de sensibilización. La profesora explicó que el objetivo por el que se iniciaron estos talleres fue “una queja que interpuso una de las mujeres vigilantes de la universidad porque tanto ella, como sus compañeras, estaban siendo víctimas de acoso laboral y sexual desde hace años por parte de uno de los supervisores y algunos de sus compañeros”. Así, en un correo fechado el pasado 6 de abril, Godoy envió su “propuesta de trabajo con los vigilantes”, mensaje que fue respondido por Cruz dándole vía libre al proyecto.

La docente se percató de una grave situación luego de que empezaran las capacitaciones: el acoso a las vigilantes, que lo ejercía uno de los supervisores, “era sistemático y se presentaba una relación de poder”, así lo denunciaron cinco mujeres. Además, una de ellas, ante el Comité de Convivencia de la Institución, ya había denunciado acoso laboral en febrero, pero no obtuvo ninguna respuesta.

El 20 de junio llegó al cargo de rector Hans Peter Knudsen, que empezó a actuar, señalando que el principal “perpetrador” de los abusos ya había sido trasladado de sede. Después de está decisión, fueron despedidos varios vigilantes.

La profesora manifestó su rechazo al despido de una de las vigilantes que denunció los acosos, luego de que la universidad, no le renovara el contrato a una de ellas.

A esto se sumó que la docente denunciara ante las autoridades un posible caso de abuso sexual a una estudiante de la universidad, lo que generó malestar al interior de la institución.

El  pasado 17 de agosto a Godoy le informaron que su “estilo no encajaba con la institución” y que por dicho motivo era despedida. La profesora instauró una denuncia ante la Fiscalía y radicará los procesos ante el Ministerio de Trabajo por su despido y el de las vigilantes que en su momento denunciaron el acoso.