Si el dólar cae, los cultivos de coca aumentarían

24 de agosto del 2019

Tasa de cambio explica el auge de las hectáreas sembradas de coca

Si el dólar cae, los cultivos de coca aumentarían

Así lo evidenció Sergio Miguel Orjuela, magíster en Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), particularmente mediante la variable de tasa de cambio: “por medio de los cálculos comprobamos que el precio que reciben los narcotraficantes por la cocaína repercute directamente sobre la cadena productiva: a mayor rentabilidad mayor demanda de coca, lo que incrementa los cultivos en Colombia”.

En ese sentido, indica que “se esperaría que el próximo año los datos tanto de Naciones Unidas como de la Oficina de la Casa Blanca de la Política Nacional para el Control de Drogas reflejen que con la devaluación actual del dólar el número de hectáreas cultivadas aumentó, ya que nos encontramos en niveles máximos”.

Señala además que, teniendo en cuenta la gran influencia de los precios del petróleo sobre la tasa de cambio en Colombia, el narcotráfico es uno los más afectados, debido a la conocida “enfermedad holandesa”, en la que el aumento de los precios del petróleo genera una apreciación de la tasa de cambio reduciendo la rentabilidad de la exportación de cocaína, y en consecuencia disminuyendo la cantidad de cultivos.

La tasa de cambio explica tanto el auge de las hectáreas sembradas de coca que viene sucediendo desde 2014, como la reducción ocurrida en los años anteriores a este.

Sobre las variables precio del oro, desplazamiento forzado y erradicación manual no se evidenciaron efectos significativos en las áreas cultivadas de coca.

El precio real del oro tampoco muestra efectos significativos”, un resultado que el investigador y varios analistas no esperaban, ya que ellos han asegurado que existe una relación inversa entre el precio del oro y los cultivos de coca.

“Entre 2003 y 2013, mientras las hectáreas de coca bajaban el precio internacional real del oro subía de 497 a 1.506 dólares por onza troy. En los años siguientes, aunque el precio del oro disminuyó un poco, se mantuvo en valores históricamente altos, por encima de los 1.200 dólares, lo que significa que el fuerte incremento de los cultivos de coca ha coincidido con altos precios históricos del oro”, comenta de su investigación.

Contrario a ello, la aspersión con glifosato sí tiene un significativo efecto negativo sobre el área productiva de coca.

“Solo se ha demostrado el efecto negativo del glifosato en el mismo municipio en el que se realizó la aspersión, lo que no es relevante considerando la facilidad con la que se dispersa este cultivo. En ese sentido, la coca eliminada por la aspersión de glifosato en un determinado municipio puede influir positivamente en la cantidad de coca que hay en los demás municipios”, comenta sobre esta variable que se debe analizar con mayor profundidad.

En conclusión, el negocio de la cocaína en Colombia, cuyo principal mercado son los Estados Unidos, se ve afectado directamente por la tasa de cambio, e indirectamente por el precio internacional del petróleo.

El investigador comenta que “si los narcotraficantes aumentan sus ingresos por la depreciación y los reducen por la apreciación del peso colombiano, estos demandarán más o menos hoja de coca. Por lo tanto, la cantidad de cultivos de coca se ve afectada positivamente por el precio del dólar, tal como se observa en la estimación econométrica”.

Cabe señalar que aunque durante 2018 los cultivos de coca bajaron de 171.000 a 169.000 hectáreas en todo el país, rompiendo la tendencia de crecimiento que llevaba hace varios años, el esfuerzo no ha sido suficiente.

Con la información de la Agencia UN

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO