El papa llama a líderes a vivir con “austeridad y transparencia”

24 de enero del 2019

El sumo pontífice llamó a a la población del mundo a reconocer su lugar en la construcción de la nación.

El papa llama a líderes a vivir con “austeridad y transparencia”

Durante su intervención en el Palacio Bolívar, sede de la Cancillería de Panamá, el papa Francisco ahondó temas históricos del Latinoamérica como la unión de los pueblos en una “Patria Grande” propuesta por el libertador Simón Bolívar, la capacidad de los pueblos para forjar su futuro, la condición de Panamá como punto de encuentro y sueños que se cristalizan en la realización de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

En primer lugar, el sumo pontífice agradeció el esfuerzo hecho por todo Panamá para organizar esta edición de la JMJ y, al igual que el presidente Juan Carlos Varela, citó a Bolívar en la concepción de ese país como capital del mundo y su propuesta de de unir a las naciones en una gran patria que “nos ayuda a comprender que nuestros pueblos son capaces de crear, forjar y, sobre todo, soñar una patria grande que sepa y pueda albergar, respetar y abrazar la riqueza multicultural de cada pueblo”.

Siguiendo la reflexión de Panamá y su ubicación estratégica en el mundo, el papa Francisco recalcó que el país se ha convertido en un enclave para la región y el mundo, “puente entre océanos y tierra natural de encuentros”, que pese a ser el país más angosto del continente americano es símbolo de sostenibilidad y unión.

El sumo pontífice también reiteró su llamado a la población del mundo para que reconozca su lugar en la construcción de la nación y su responsabilidad de velar por el cumplimiento de la vocación natural de ser un país de “convocatorias y encuentros”, sintiéndose actores de su destino, el de sus familias y el de todo Panamá.

Además, instó a la participación activa de todos los ciudadanos en la construcción de un futuro mejor para cada uno de los miembros de la nación “de tal modo que la dignidad se vea reconocida y garantizada en el acceso a la educación de calidad y en la promoción de trabajos dignos”.

Francisco también recordó a los pueblos indígenas que marcaron la construcción de dicho país, “bribri, buglé, emberá, kuna, nasoteribe, ngäbe y waunana, que tanto tienen que decir y recordar desde su cultura y visión del mundo”, quienes hace una semana se reunieron para celebrar la Jornada de los Jóvenes de los Pueblos Indígenas y la Jornada de los Jóvenes de descendencia africana.

El santo padre reconoció a Panamá como tierra de convocatorias, sede de un futuro esperanzador para su pueblo, e hizo un llamado a las nuevas generaciones “desde su alegría y entusiasmo, desde su libertad, sensibilidad y capacidad crítica” para exigir a quienes tienen la facultad de tomar decisiones una vida conforme a la dignidad que merecen, viviendo con “austeridad y transparencia” y dejando a la persona en el centro como corazón de todo.

Finalmente, el papa Francisco recordó que Panamá tiene en sus manos convertirse en el “hub” de la esperanza que desafíe “las miopes miradas cortoplacistas que, seducidas por la resignación, por la avidez, o presas del paradigma tecnocrático, creen que el único camino posible se transita en el juego de la competitividad”. Por lo cual, espera que esta nueva jornada de encuentro abra nuevos canales de comunicación, entendimiento, solidaridad, creatividad y ayuda mutua porque “otro mundo es posible, lo sabemos y los jóvenes nos invitan a involucrarnos en su construcción”.

El santo padre cerró su intervención pidiendo a Santa María la Antigua que “bendiga y proteja a Panamá”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO