El príncipe al que no le gusta que le hagan reverencia

8 de enero del 2016

A Moulay Hassan, de doce años, no le gusta que le besen la mano.

El príncipe al que no le gusta que le hagan reverencia

Moulay Hassan, de doce años de edad, es el príncipe de Marruecos. En el futuro será el rey, el dueño del trono.

Lea también: El príncipe Carlos en “el mejor vividero del mundo”

Pese a su corta edad, el príncipe ya representa a la corona en actos oficiales. Viste traje, camina sobre la alfombra roja y tiene todo el esquema de seguridad de la realeza, de su padre, Mohamed VI.

Sin embargo, hay costumbres que al pequeño Hassan no le gustan de su investidura.  Tradicionalmente, cuando un integrante de la familia real llega a algún lugar, sus súbditos, en señal de respeto, le besan la mano y le hacen una venia.

También: ¿Para qué sirven las monarquías en el mundo actual?

En el más reciente acto oficial, Moulay Hassan dejó ver su inconformismo con esta práctica.

Cuando personalidades militares y políticas del país intentaron besarle su mano, Moulay la quitó con rapidez.

“Nosotros queremos tumbar al Rey de España”

El ala más tradicional de Marruecos ha mostrado su inconformismo con el gesto del pequeño, sin embargo, otro sector importante de la suciedad aplaude el acto.

De hecho, explican que en realidad es un gesto de cortesía en Marruecos (su padre también lo hace en los actos públicos) para dar a entender que la persona que intenta besar su mano es importante y no tiene por qué inclinarse ante él para besarle la mano. El video supera las 300 mil reproducciones en YouTube.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO