Siguen los problemas para Magistrado Gustavo Malo

17 de septiembre del 2017

A pesar de todo, dice que no renunciará a su cargo

Siguen los problemas para Magistrado Gustavo Malo

Son 22 los magistrados de la Corte Suprema que han solicitado la renuncia del magistrado Gustavo Malo. Se le acusa de haber “engavetado” la investigación contra por corrupción contra el senador Musa Besaile, quien habría pagado $2000 millones para detener una investigación en su contra.

En un comunicado, Malo expresó que actuó bajo la legalidad, la imparcialidad, la independencia y el decoro y de los demás valores que inspiran la función”. Niega toda relación en los casos de corrupción con los que se le señala, por lo que seguirá en el cargo.

Además niega que se haya reunido con los exmagistrados Francisco Ricaurte ni con Leonidas Bustos. “Con el Dr. Ricaurte he mantenido relaciones de amistad dentro del respeto mutuo y con el Dr. Bustos el trato cordial propio de los compañeros de la Sala Penal, mientras integró ésta”, expresó Malo.

También dijo que “La atención que he prestado a todas las actuaciones procesales ha sido, estrictamente, la que me corresponde como responsable de las mismas, sin inclinarme a una más que a las demás, salvo que, por mandato legal, tuviera algún tipo de prioridad”.

En ese sentido, una de las evidencias más contundentes contra Malo es la declaración del exmagistrado auxiliar José Reyes, que desde Guatemala dijo que Malo, en 2015, tenía evidencia suficiente para dictarle medida de aseguramiento a Besaile, pero que “no procedió”. A eso se le debe sumar la orden de captura que la Fiscalía dictó contra la hija del magistrado Malo por supuestamente cobrar por ubicar personas en puestos de la Fiscalía.

Por esos hechos, las voces que claman por la renuncia de Malo cada vez son más sonoras. “El sueldo de magistrado es mi único sustento. No tengo más ingresos. Mi esposa está mal y les aseguro que las acusaciones contra mi hija Yara Milena y contra mí son una infamia”, dijo el magistrado.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO