Procuraduría dicta cargos a gerente de Hospital de Medellín

17 de agosto del 2018

El gerente ya había sido suspendido.

Hospital de Medellín

La Procuraduría Genral de la Nación formuló cargos al gerente del Hospital de Medellín Jesús Eugenio Bustamante Cano y al Concejal Diego Andrés Cataño Peña, quienes al parecer habrían incurrido en irregularidades en la firma de un contrato.

Según las pruebas de la entidad, Bustamante Cano, mientras ejercía como gerente del prestigioso hospital, contrató al concejal Cataño Peña que este hiciera como médico auditor de la institución. El contrato iba del 16 de diciembre al 31 de marzo de 2016 y costaría 25 millones de pesos.

Para el Ministerio Público Cataño Peña habría ejecutado las funciones del contrato a pesar de estar inhabilitado por su condición de concejal de Girardota, con lo que violó, aparentemente, la prohibición de los servidores de laborar en más de una entidad del Estado y percibir dos remuneraciones derivadas del tesoro público.

La Procuraduría dictó pliego de cargos contra el gerente, Jesús Bustamante, por intervenir en la tramitación y celebración del contrato que la entidad está investigando. Esta conducta es calificada por el Ministerio Público como gravísima de dolo.

Por su parte, el concejal Cataño Peña fue afectado por la decisión de firmar, presuntamente, el contrato a pesar de estar inhabilitado para hacerlo, conducta calificada como una falta gravísima a título de dolo, y por recibir más de una remuneración proveniente del Estado, hecho calificado como una falta grave a título de dolo.

La Procuraduría cuenta con otras investigaciones en contra del gerente del Hospital de Medellín, por presuntas irregularidades en contratación de otras personas al interior de la entidad.

De hecho, Jesús Bustamante fue suspendido en febrero por irregularidades en la contratación de proveedores. Además, según dijo el ministerio público en ese momento, el gerente desconoció decisiones de la Junta Directiva del Hospital.

El informe de ICONTEC presentado como prueba en ese momento, indicaba que “entre la junta del Hospital General de Medellín y la gerencia habría un clima de desconfianza, atribuido a la manera como el gerente viene tomando decisiones sobre la contratación, lo que estaría erosionando la confianza en la gobernabilidad de la entidad por parte de los usuarios, proveedores y empleados, así como la credibilidad general del Hospital como empresa”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO