Medidas migratorias complican situación en la frontera

9 de febrero del 2018

Los venezolanos protestaron por la situación.

Venezuela Frontera

Por las restricciones migratorias que el presidente Juan Manuel Santos anunció ayer desde Cúcuta, las autoridades venezolanas tomaron la decisión de cerrar el paso. Los interesados en cruzar la frontera protestaron por las medidas y la frontera colapsó.

Las personas que intentaban pasar la frontera por el puente internacional Simón Bolívar estaban molestas por los controles migratorios de las autoridades colombianas. Algunos porque consideraban que las autoridades no debían pedirle documentos. Otras personas, entre lágrimas, pedían que las dejaran pasar porque debían trabajar, o conseguir alimentos, pero no quedarse en el país.

En pocas horas la decisión venezolana logró que el puente colapsara y que se dieran algunas protestas. Se calcula que por el puente pasan cerca de 30 mil personas diariamente, por eso, hacer más lento el paso, complica las condiciones de movilidad en la zona.

El presidente Santos envió a más de 3 mil soldados para custodiar la frontera y controlar el paso ilegal de emigrantes. Además, el mandatario colombiano anuló la expedición de tarjetas de movilidad fronteriza en razón de la situación actual del éxodo de venezolanos. La migración venezolana es “un problema que tenemos que afrontar con pragmatismo, con objetividad, con efectividad”, dijo el mandatario.

El cierre de la frontera por parte de Venezuela permitía la salida de las personas, pero impidió el ingreso. Las personas estaban molestas y comenzaron protestas contra la guardia venezolana en su afán por cruzar la frontera.

Cúcuta no es la única ciudad que se ha visto afectada por la salida masiva de Venezuela. El presidente brasileño Michel Temer también mostró preocupación frente a la situación del estado de Romaira, la ciudad fronteriza de ese país. Temer aseguró que tiene una disputa democrática con Venezuela, pero que sus intenciones humanitarias continúan vigentes.

La crisis migratoria también inquieta al presidente brasileño. “Sabemos que tenemos un problema y tenemos que intentar resolverlo (…). Hay que equilibrar las circunstancias humanitarias con la sobrecarga que eso está causando en la ciudad y en el Estado”, afirmó el ministro Raúl Jungmann.

La situación aún es complicada; las personas molestas han empezado a tumbar las barricadas y se ha necesitado el apoyo de las fuerzas antidisturbios para controlar la situación. Algunos venezolanos empezaron a buscar otros caminos rurales para cruzar al país por trochas, por donde están pasando decenas de venezolanos que no poseen los documentos requeridos por la autoridad colombiana.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO