Marcha por la liberación de presos políticos en Nicaragua

MANAGUA, NICARAGUA - SEPTIEMBRE 13: Miles de nicaragüenses se volcaron a las principales calles de Managua para marchar en contra del gobierno de Daniel Ortega, bajo la consigna "Vamos ganando". Los manifestantes le exigen a Ortega la liberación de los más de 400 “presos políticos”. (Wilfredo Miranda - Agencia Anadolu) ( Wilfredo Miranda Aburto - AA )

Marcha por la liberación de presos políticos en Nicaragua

14 de septiembre del 2018

Miles de nicaragüenses se volcaron a las principales calles de Managua para marchar en contra del gobierno de Daniel Ortega, a quien le exigen la liberación de los más de 400 “presos políticos”.

Pese a la intimidación de simpatizantes del partido de gobierno, FSLN, y el asedio policial, los ciudadanos lograron recorrer más de 10 kilómetros gritando la consigna “¡Vamos ganando!”.

La marcha fue convocada por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, la principal agrupación opositora al gobierno de Ortega. También fue respaldada por organismos de la sociedad civil, movimientos estudiantiles y la ciudadanía en general.

Las personas se iban sumando a la marcha a medida que transitaban por el interior de los barrios orientales de Managua, que durante los meses de junio y julio fueron brutalmente golpeados por tropas paramilitares y policiales.

La marcha ocurrió un día antes de la celebración de las fiestas patrias en Nicaragua. Mientras el gobierno de Ortega declara “septiembre victorioso” y asegura que el “intento de golpe de Estado” fue superado, los ciudadanos afirman que nada ha vuelto a la normalidad.

“Que se vaya este asesino con su mujer asesina. Son más de 322 muertos desde abril. Queremos ser libres. Me duele tanto ver ese montón de gente que han matado. Nada está normal”, le dijo a la Agencia Anadolu Ruth Cedeño, una anciana de 73 años que marchaba alzando una bandera azul y blanco.

La mayoría de los manifestantes llevaba un sombrero azul y blanco en homenaje a Edwin Carcache, el líder universitario apresado hace una semana y acusado por el delito de terrorismo por el gobierno de Ortega.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) afirma que existen 381 presos políticos hasta la fecha, de los cuales 229 ya están siendo procesados judicialmente.

“A los otros 152 presos no les han levantado cargos, y están presos violando las 48 horas que establece la ley”, dijo Gonzalo Carrión, director jurídico de ese organismo defensor de derechos humanos.

La madre de Carcache, Mercedes Dávila, encabezó la marcha denominada “Vamos ganando, Nicaragua será libre”. La mujer hablaba por altavoces e invitaba a los ciudadanos “a no caer en las provocaciones de los grupos del gobierno”.

Desde que inició, la marcha fue asediada por grupos afines al partido de gobierno. Los simpatizantes sandinistas se movían en camionetas de instituciones públicas y carros particulares e intentaban provocaban a los ciudadanos. Aunque hubo tensión, no hubo enfrentamientos.

Sin embargo, ante estas provocaciones y el acoso policial, la marcha cambió su ruta original para evitar confrontaciones. Los ciudadanos se dividieron en tres grandes grupos y convergieron en el paso a desnivel de Rubenia, una amplia avenida recién construida.

No pudieron seguir avanzando porque un grupo de oficiales antimotines impidió el paso a la marcha. Los manifestantes confrontaron verbalmente a los policías, pero no hubo mayores incidentes.

La Alianza Cívica anunció previo a la marcha que han iniciado un proceso de “concertación para recuperar la república y poder vivir sin persecuciones ni crímenes”.