Los retos que dejó la Misión de Sabios

8 de diciembre del 2019

Una de las metas es que a 2026 la educación de los niños de 0 a 5 años sea universal.

Los retos que dejó la Misión de Sabios

Foto: David Romo - Presidencia

Que a 2026 la educación integral de los niños de 0 a 5 años sea universal y a 2030 se alcance una meta similar en la educación media, además de garantizar el acceso al agua potable y destinar el 25 % de las regalías a educación y actividades de ciencia, tecnología e innovación, son algunos de los retos para conseguir el desarrollo del país.

Estas propuestas forman parte de las cinco misiones emblemáticas planteadas por los expertos de la Misión Internacional de Sabios 2019 en su informe final –presentado al presidente Iván Duque este jueves en el Centro de Convenciones Ágora de Bogotá–, iniciativas comunes que permitirían aprovechar mejor los recursos y encausar al Gobierno, las empresas y la academia en un esfuerzo coordinado.

La lista completa de recomendaciones se encuentra en el documento que reúne los resultados de 300 días de trabajo de los expertos y de las universidades, las cuales fungieron como secretarías técnicas de cada una de las ocho áreas temáticas priorizadas en conversatorios, foros, reuniones, talleres, encuestas y eventos que contaron con la participación de más de 10.000 personas en 16 ciudades.

En respuesta al informe, el presidente Iván Duque se comprometió a generar mecanismos para llegar al ejercicio de las metas propuestas y hacer un seguimiento cercano de la aplicación de las propuestas de los sabios.

“Entendemos la trascendencia de lo que está ocurriendo en este salón y es verdad, la tarea apenas empieza”, manifestó el mandatario y añadió que desde el Gobierno nacional se planteará una metodología permanente de seguimiento con la que en un año se evaluará, junto con los expertos, cómo se va aplicando el contenido del documento, titulado “Colombia, hacia una sociedad del conocimiento”.

Aseguró además que recibe las propuestas como una hoja de ruta y como un mecanismo para alcanzar metas en cuestiones como el financiamiento, la aplicación de redes universitarias y el vínculo con el sector privado; llegar a los territorios; promover becas; tener más doctorados; aumentar la participación en publicaciones científicas, y que todo esto influya en que el país crezca con equidad.

Así mismo se comprometió a conseguir para agosto de 2022 el mayor aporte del producto interno bruto y aporte presupuestal a CTI que se haya visto en la historia del país.

Durante el evento, el profesor Clemente Forero, coordinador general de la Misión, leyó la proclama de esta comisión, en la que manifestó que, con este documento, los miembros “le estamos proponiendo al Gobierno nacional que, en representación de la nación entera, dé los pasos definitivos hacia la ruta que nos llevará a la Colombia del conocimiento, para que ese sea el legado que le dejemos a la próxima generación”.

Cambios necesarios

Durante el evento, el presidente de la República también firmó el decreto con el cual se crea el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, y se les otorgó un reconocimiento a los expertos por el trabajo realizado en los últimos 10 meses.

La socialización de las recomendaciones de los 47 sabios empezó ayer, en una reunión en la que estuvo presente el gabinete de ministros y representantes del sector productivo, como la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), Ecopetrol, y la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), entre otros.

Para el profesor Moisés Wasserman, exrector de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y coordinador del área de Ciencias Básicas y del Espacio de la Misión, aunque las propuestas pueden ser ambiciosas, no se pueden seguir postergando si el país quiere salir del subdesarrollo.

“El presidente se comprometió, el Plan Nacional de Desarrollo también, los industriales e incluso el presidente de Ecopetrol ofreció para el año entrante 30 millones de dólares inicialmente”, comentó el docente.

Propuestas osadas

Desde el punto de vista del profesor Wasserman, las propuestas deberían ser en parte una respuesta a los reclamos de las movilizaciones sociales de los últimos días: “al menos en el campo de la educación las propuestas de la Misión son mucho más osadas que las solicitudes que se están haciendo en las calles, de modo que si se logra avanzar con esto se dará parte de la respuesta a muchas de las inquietudes y angustias de la gente”, subrayó.

El evento se cerró con un conversatorio en el que participaron, en representación de los sabios, el profesor Wasserman, Cristina Garmendia, Édgar Puentes, Silvia Restrepo, Isabelle Magnin y María del Pilar Noriega, con la moderación de la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez.

En este espacio se trataron temas alrededor de la necesidad de definir una agenda de tareas para darle continuidad a la Misión, como empezar a producir y crear una beca Misión de Sabios para incentivar la investigación, y la necesidad de fortalecer la educación universitaria.

Por su parte, la profesora Dolly Montoya Castaño, rectora de la UNAL, hizo un llamado a la necesidad de que exista un sistema nacional universitario que les quite la presión política a las universidades regionales y busque la excelencia.

Con la información de la Agencia UNAL

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO