La edad podría jugar en contra de la rectora de la Nacional

La edad podría jugar en contra de la rectora de la Nacional

11 de mayo del 2018

Dos récords cumpliría la rectora de la Universidad Nacional, Dolly Montoya, a una semana de posesionarse en el cargo. El primero, ser la primera mujer rectora en los 151 años de existencia de la institución, y el segundo, el funcionario con menos tiempo en el cargo.

Esto porque cumplirá 70 años la próxima semana y, según se conoció en los últimos días, la Ley 1821 del 30 de diciembre de 2016 establece que la edad de retiro forzoso de funcionarios públicos es justo el número de abriles que celebrará Montoya el próximo 26 de mayo.

“La edad máxima para el retiro del cargo de las personas que desempeñen funciones públicas será de setenta (70) años. Una vez cumplidos, se causará el retiro inmediato del cargo que desempeñen sin que puedan ser reintegradas bajo ninguna circunstancia”, establece la norma en su artículo primero.

La función pública hace referencia a aquellos empleados con remuneración y vinculados a organismo o entidades de la administración pública, como lo es la Universidad Nacional. Pero el problema es mayor. El cargo de rector que ostenta Dolly Montoya es un empleo de carrera administrativa, sin embargo, como establece la Ley 909 de 2004, los cargos de elección popular no lo son.

El rector de la UNAL es elegido por una consulta de los estudiantes, egresados y profesores de la institución. Luego, el Consejo Superior, órgano mayor de la Universidad, evalúa los seleccionados por el cuerpo académico y selecciona al rector. Esto podría entenderse como una elección popular interna.

Asimismo, la rectora declaró que los profesores no están cobijados por la ley de retiro forzoso de edad, según Montoya, ella desempeña el cargo de profesora y está encargada de la rectoría. Según la Secretaría General, el cargo de profesor la vincula a la Universidad hasta los 80 años de edad.

Pero allí surge otra contradicción, el artículo 13 del decreto 1210 de 1993 establece que “el cargo de rector es incompatible con el ejercicio profesional de cualquier otro cargo público o privado”, lo que significa que las actividades académicas de la rectora Dolly Montoya no hacen parte de sus funciones.

Se debe tener en cuenta que el Consejo de Estado, la Secretaría Académica y el Consejo Superior de la Universidad estudiaron los requisitos y documentos presentados por Montoya para aspirar al cargo. Pero este episodio le da otro argumento a sus contradictores para retirarla del cargo.