Viernes negro en bolsas europeas por salida del Reino Unido de la UE

Viernes negro en bolsas europeas por salida del Reino Unido de la UE

24 de Junio del 2016

Un terremoto político y económico se siente en Europa luego de que el Reino Unido le diera el sí al ‘Brexit’ este jueves.

El derrumbe de las bolsas, la dimisión de David Cameron  y la histórica caída de la libra esterlina son los primeros efectos que se perciben solo unas horas más tarde de que los británicos votaran a favor de la salida de la Unión Europea (UE).

Lea también: Salida del Reino Unido de la UE amenaza la estabilidad de la región 

Los prinicipales mercados del viejo continente abrieron este viernes con caídas que rondan el 10%. El indicador FTSE 100 cayó un 8,5%, perdió 506 puntos y se ubicó en 5.831 unidades. Mientras que el índice Stoxx Europe 600, que reúne a las 600 compañías más importantes que cotizan en los mercados de renta variable de 18 países europeos, cayó hacia las 08:02 a.m. (hora de Londres) 5.25%, al ubicarse en 328.14.

Además le puede interesar: Habló supuesto amante del asesino de Orlando

Tras un apretado conteo de votos, los resultados oficiales del referendo indican que 17,4 millones de británicos votaron a favor de la salida, mientras que 16,5 millones apoyó la permanencia en la UE. En total fueron 33,5 millones de electores que sumaron una participación del 72%.

La libra esterlina también resultó impactada luego del referendo. Se desplomó 10% y se situó en 1,33 dólares, sus mínimos desde 1985.

Por otra parte, el primer ministro David Cameron, quien estaba del lado de la permanencia en la UE, anunció su dimisión. El mandatario cree que no es correcto que él continúe teniendo en cuenta la decisión que tomó el electorado.

“El pueblo británico votó para dejar la Unión Europea y su voluntad debe ser respetada (…) no creo que sería correcto que yo tratara de ser el capitán que lleve a nuestro país a su próximo destino”, afirmó.

Es la primera vez que un país decide dejar la UE desde su creación en 1992. Sin embargo el Reino Unido no dejará de ser integrante de la organización de manera autómatica. De acuerdo con el Tratado de Lisboa, serán dos años para negociar las condiciones de la salida.