Manchas y disturbios en la Plaza de Bolívar

17 de marzo del 2016

Los manifestantes se congregaron en el centro de Bogotá.

Manchas y disturbios en la Plaza de Bolívar

El paro nacional de este 17 de marzo, que tuvo como principal característica reunir a las tres centrales obreras de Colombia, convocó en el centro de Bogotá a unas 15 mil personas, que con pancartas, arengas y pintadas se tomaron la emblemática zona para protestar por varias razones como la precariedad de los ingresos, el hambre en la Guajira e incluso la decisión del Gobierno Nacional de no seguir compareciendo ante la Corte Internacional de Justicia por el diferendo con Nicaragua.

Aunque el paro transcurrió con tranquilidad en Bogotá se registraron algunos disturbios en el centro histórico de la capital tras los cuales resultaron pintadas varias construcciones y monumentos, lo cual indignó a varios sectores en redes sociales.

Los manifestantes terminaron la movilización en la Plaza de Bolívar donde se registraron disturbios entre los manifestantes y miembros del Esmad,  según varios reportes de noticieros y usuarios de Twitter.

Los manifestantes pintaron consignas en los monumentos de la Plaza de Bolívar y los edificios aledaños, lo que provocó la protesta  de algunos sectores y líderes de opinión como el senador Carlos Fernando Galán que en su cuenta de Twitter escribió: “No hay derecho!!! Hace 20 días la Alcaldía limpió la Plaza de Bolívar, hoy algunos protestantes la pintaron así:” y colocó las fotografías que aparecen en la parte superior de esta noticia. Según otros reportes el edificio Manuel Murillo Toro también resultó afectado por las pintadas de los manifestantes.

Desde el gran paro de 1977 las tres centrales obreras no se habían reunido para protestar contra las medidas de un gobierno. La movilización de este jueves reunió a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC).

El presidente de la CGT, Julio Roberto Gómez, dijo a El Espectador sobre la movilización en la capital del país: “La razón de la buena acogida en Bogotá y en todo el país de esta manifestación se debe a que existe mucho inconformismo entre los colombianos por la forma de actuar del Gobierno. Esta movilización es una forma de desahogo nacional”.

El paro contrastó con la decisión del Gobierno Nacional de no acatar la decisión de la Corte Internacional de la Justicia, reacción que fue tenida en cuenta en las protestas de los manifestantes, pero que también envió una señal contradictoria a la opinión pública, pues mientras en Colombia el país se movilizaba en contra de las políticas públicas de la actual administración, el presidente Santos convocaba a la unidad de los colombianos para enfrentar la crisis externa.

Al finalizar la jornada de protesta los edificios públicos del centro de Bogotá terminaron manchados y quedó para la memoria esta jornada de limpieza que el Idiprón, entidad distrital, adelantó en días pasados.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO