Último año de un Congreso polarizado

Último año de un Congreso polarizado

23 de Julio del 2017

Este 20 de julio inició el último periodo legislativo del Congreso de la República, antes de las elecciones de 2018. En la ceremonia, el presidente Juan Manuel Santos dijo que “La paz de Colombia es, precisamente, la paz de Colombia. Nos pertenece a todos y cada uno de los colombianos; debemos protegerla y defenderla todos y cada uno de los colombianos. Pero nos queda una legislatura completa, una legislatura en que el Congreso y el Gobierno debemos seguir avanzando para consolidar el nuevo país que podemos ser luego de haber acabado una guerra interna de más de medio siglo”.

“Señores congresistas: lo que está en juego frente a la nación y la comunidad internacional –cuando se habla del cumplimiento del Acuerdo de Paz–, no es mi nombre ni el compromiso de mi gobierno. Lo que está de por medio es la responsabilidad internacional del Estado”.

Como en los últimos minutos de una carrera, el presidente y la bancada de legisladores que apoyan un proyecto común, literalmente tendrán que correr para que la Paz, objetivo supremo de la administración Santos, llegue segura a las elecciones de 2018. Son, en términos ‘urgentes’, al menos 7 los proyectos que se deben sacar adelante pronto en ese sentido.

La Jurisdicción Especial para la paz, la reforma política, la norma para las reservas forestales, el proyecto que garantiza la participación ciudadana, la ley de tierras acordad en el punto uno de los diálogos, son algunos de esos proyectos pendientes y a los que se debería meter el acelerador.

Y, precisamente, en clave de las elecciones, muchos de los congresistas, si aspiran a ser reelegidos, deberán empezar una correría por el país, lo que, quizás, mandara a un segundo plano la actividad legislativa.

El gobierno está de salida y el Congreso estará de campaña. Así ““Vamos a aspirar a que todos los proyectos se tramiten. Los gobiernos a estas alturas están de salida. A excepción del de César Gaviria (que hasta 1994 reglamentó apartes de la Constitución), nosotros seremos los únicos que a estas alturas sigamos presentando proyectos”, comentó el ministro del interior Guillermo Rivera en La Silla vacía.

Por otro lado, Santos también encontrara duras trabas en la oposición. El Fast Track, por ejemplo, que es la vía por la que se espera, se apruebe la mayoría de leyes concernientes a la paz, no gusta mucho entre las bancadas del Centro democrático.

El panorama se ve complicado. Al interior del Partido de la U hay una crisis que podría ralentizar el proceso legislativo, además de que no los podría dejar bien parados para las elecciones de 2018. Entre las posibles salidas que contemplan, las alianzas se ven como una posibilidad importante.