Revelan carta que terrorista del 9/11 le envió a Obama

Revelan carta que terrorista del 9/11 le envió a Obama

11 de Septiembre del 2017

El autor de los atentados del 11 de septiembre del 2001, Jaled Cheij Mohamed le envió una carta al ahora, expresidente Barack Obama, explicando porque perpetraron uno de los actos terroristas más grandes de la historia.

Mohamed es el autoproclamado cerebro de los atentados del 11 de septiembre de 2001, que consistió en el secuestro de aviones comerciales por parte de miembros de la red yihadista AlQaeda, que luego impactaron contra diversos objetivos, dejando alrededor de 3.000 personas fallecidas y más de 6.000 heridas; así como la destrucción de todo el complejo de edificios del World Trade Center en Nueva York.

Cheij Mohamed, un pakistaní criado en Kuwait, empezó a escribir la carta de 18 páginas en el 2014. Fue fechada el 8 de enero del 2015 y llegó a la Casa Blanca en los últimos días de la presidencia de Obama.

“No fuimos nosotros quienes lanzamos la guerra contra ustedes en septiembre de 2001, fueron ustedes y sus dictadores en nuestras tierras”, escribió  Cheij Mohamed.

En la carta, el terrorista también afirma que Dios estaba de su lado a la hora de cometer los atentados en Nueva York y Washington.
 
“Alá nos ayudó a realizar los atentados el 11 de septiembre, a destruir la economía capitalista, a tomarlos desprevenidos y a exhibir la hipocresía de sus argumentos de larga data sobre la democracia y la libertad”, escribió Mohamed.
 
El terrorista se graduó como ingeniero mecánico de la North Cararlona A&T State University en 1986. Fue capturado en Pakistán el 1 de marzo de 2003 por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos y actualmente se encuentra detenido en la prisión de Guantánamo dónde podría ser condenado a la pena capital.
 
 
“Si su tribunal me condena a cadena perpetua, estaré feliz de estar solo en mi celda para adorar a Alá durante el resto de mi vida y arrepentirme delante de él de mis pecados y malas acciones”, escribió Cheij Mohamed, quien fue sometido al 183 simulacros de ahogamiento en marzo del 2003.
 
“Y si su tribunal me condena a muerte, seré todavía más feliz de ir al encuentro con Alá y los profetas y de ver a mis mejores amigos, a quienes mataron injustamente en el mundo, y de ver al jeque Osama bin Laden”, concluyó Mohamed.