Siria y Rusia niegan la entrada de la misión de la OPAQ a Duma

Siria y Rusia niegan la entrada de la misión de la OPAQ a Duma

16 de abril del 2018

A través de su cuenta en la red social Twitter, miembros de la embajada británica en La Haya informaron que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que se halla en Siria no han podido entrar por falta de autorización  por parte de Rusia y Siria. 

Las autoridades siguen sin entender la negación de la participación de esta organización que en su tiempo había sido exhortada para “pedir cuentas a los autores del ataque de Duma”, esto sin la necesidad de poner en riesgo a los ciudadanos afectados y el resto del mundo que podrían ser víctimas de otras armas químicas que se podrían generar en Siria o en otros lugares.

La organización que llegó a Siria para lograr mejores investigaciones sobre los presuntos ataques con armas químicas que se han desatado en Duma, hasta la fecha no han podido avanzar en este tema y siguen a la espera de mejores respuestas y alternativas que les permitan las respuestas sobre este caso.

La reacción

Ante estos hechos, la OPAQ ha convocado una reunión de emergencia en La Haya para tratar estos puntos que involucran atentados con armas químicas en Duma, ocurridos el pasado 7 de abril, que a su vez desataron bombardeos selectivos de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra objetivos militares del régimen sirio. A esta reunión los primeros convocados fueron los embajadores de Rusia y Francia, seguidos de los británicos, quienes se reunirán con unos 41 miembros y 192 afiliados que forman parte del consejo ejecutivo de la OPAQ.

Lo que hay detrás

Todo comenzó con un grupo de protestas pacíficas, específicamente, para manifestarse contra el presidente Al Assad y exigir un tránsito a la democracia. Pero las manifestaciones fueron empeorando y comenzaron a involucrar diferentes países cercanos y lejanos, vecinos, limítrofes, y de todos los continentes. Las autoridades sirias responsabilizan a estos países externos de apoyar con armamento y financiación a grupos terroristas. A la vez la oposición denuncia que el Ejército de Al Assad mata a miles de civiles inocentes, la mayoría niños y mujeres, que han quedado atrapados en esta terrible guerra sin final.

A raíz de un ataque con gas tóxico ocurrido el 21 de agosto de 2013, atribuido al Gobierno, Estados Unidos se preparó para un posible ataque contra territorio sirio. Los norteamericanos habían evitado inmiscuirse en la guerra siria desde el tiempo de Barack Obama, posición que parecía continuar con Trump, que varias veces insinuó que esa no era su guerra. Sin embargo, el ataque con armas químicas pone a Estado Unidos alerta.

Gracias a la iniciativa de los rusos, que le propusieron a Siria que entregara su arsenal químico, se abrió de nuevo la posibilidad de una salida diplomática del conflicto. El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó el pasado 27 de septiembre por unanimidad una resolución, acordada por Rusia y Estados Unidos, para que se eliminaran las armas químicas en Siria.