Sacerdote argentino acusado por pedofilia en Pensilvania

25 de agosto del 2018

El sacerdote argentino Carlos Urrutigoity se encuentra entre los 300 miembros de la Iglesia Católica ubicados en Pensilvania acusados de pedofilia en un informe del Gran Jurado de Estados Unidos. Urrutigoity, de 54 años, fue incluido en la lista por un testimonio que en 2003 dio ante la justicia estadounidense un adolescente de Pensilvania, identificado […]

Sacerdote

El sacerdote argentino Carlos Urrutigoity se encuentra entre los 300 miembros de la Iglesia Católica ubicados en Pensilvania acusados de pedofilia en un informe del Gran Jurado de Estados Unidos.

Urrutigoity, de 54 años, fue incluido en la lista por un testimonio que en 2003 dio ante la justicia estadounidense un adolescente de Pensilvania, identificado en el informe como John Doe, según informó el diario La Nación de Argentina.

El argentino también aparece mencionado como uno de los curas pedófilos al final de la película ‘Spotlight’, que cuenta la investigación periodística que destapó abusos sexuales en la ciudad estadounidense de Boston.

El informe detalló que el joven conoció al sacerdote en su segundo año en la Sociedad de San Juan, un grupo católico que dependía de la diócesis de Scranton, en Pensilvania.

“Le tenía una gran confianza y respeto, pensaba que era un sacerdote perfecto”, declararía años más tarde el joven sobre su relación con Urrutigoity. En esa misma declaración, recordó que el sacerdote le propuso dormir juntos.

Las insinuaciones del cura al joven siguieron hasta que una noche se despertó con la mano del sacerdote sobre sus genitales, indicó La Nación.

El informe fue publicado la semana pasada luego de una investigación adelantada por el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, y detalla que los sacerdotes fueron protegidos por la Iglesia Católica luego de que se descubrieran los abusos sexuales a niños.

“Podemos comenzar a entender el encubrimiento sistemático de la iglesia”, dijo Shapiro en una conferencia de prensa.

La investigación exploró seis diócesis de la iglesia y encontró más de 1.000 víctimas infantiles, niños y niñas, y cree que las cifras son mucho más altas debido a la pérdida de registros. La mayoría de los casos datan de antes de 2000, y eso va más allá del plazo de prescripción, pero el informe dice que acusó a dos sacerdotes.

Con información de Anadolu.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO